martes, mayo 31, 2005

Declaraciones absurdas

El presidente Vicente Fox afirmó que de los 323 casos de feminicidios registrados en los últimos 12 años en Ciudad Juárez, 230 han sido resueltos y 200 de sus autores están presos.

Patrañas...

"Nos ofende lo que ha pasado en Juárez, pero tampoco es correcto estar 'refriteando', sin información, los mismos casos, los mismos 300 o 400 casos de mujeres, muy dolorosamente, muy tristemente, han perdido la vida en ya más de 12 años" (Vicente Fox).

¡Que alguien le diga qué decir al pobre! Tal vez estas desafortunadas declaraciones sean producto del Prozac que supuestamente está tomando nuestro presidente... Las teorías de su ligereza verbal abundan.

Por otro lado, también resulta curioso que Fox acuse directamente al Congreso de los feminicidios ocurridos en Ciudad Juárez por no aprobar sus propuestas de reforma en materia de seguridad. Como si dichas propuestas fueran la panacea. Como si la existencia de las leyes impidiera la criminalidad. Como si no hubiera corrupción en México.

Y ahora, con una nueva fiscal, ¿habrá un cambio en la dirección de las investigaciones y en la resolución de las centenas de casos?

Ya veremos...

- Amaya

Te quiero...

Un abrazo celebra los éxitos, minimiza los fracasos y reconforta el alma...

Una caricia es portadora de ternura, de amor, de seducción...

Demostrar tu cariño te libera... te da más confianza... te hace sentir más fuerte...

Decir "te quiero" es un reto que vale la pena.

Por eso, nunca te vayas sin decir te quiero.

- Amaya

lunes, mayo 30, 2005

Valentín

Valentín es un niño argentino de nueve años abandonado por sus padres, que vive con su abuela. Su máxima ilusión es ser astronauta y por ello se la pasa construyendo cohetes y trajes espaciales, aguantando la respiración debajo del agua y usando zapatos pesados para acostumbrarse a la falta de gravedad... Otra de sus misiones es conseguirle una novia a su papá para poder tener por fin una familia... Sus pensamientos son los de un niño, pero me hicieron reflexionar sobre algunas cosas:

"En el museo de la escuela hay una de las cosas más raras que vi en mi vida: un cabrito con dos cabezas... Pero lo más raro de todo todo todo todo lo que vi es un compañerito que tiene una mamá y nunca le habla. Él sale, le pasa la valija a ella y nada más. Yo, si tendría una mamá la usaría mucho más, me pasaría hablándole... No sé, hay gente que tiene todo y no lo disfruta, como ese tipo que a veces espío en la esquina del bar que toma café y lee el diario y nada más...Hay gente que parece como si no viviera. No le da uso a la vida..."

Y luego, un día que Valentín fue a la Iglesia con su tío, el cura habló de la muerte de un hombre excepcional:

"Hoy quiero hablarles de la muerte de un hombre. Un médico argentino, cordobés. Un muchacho que nació en el seno de un respetable familia y que se dedicó a estudiar las enfermedades, sus curas, los padecimientos del cuerpo, los sufrimientos de la carne, como aliviarlos, combatirlos, prevenirlos... Este joven médico se podía haber quedaro allí en su ciudad y podía haber tenido una noble existencia y haber disfrutado de cierto respeto y comodidad, lo que se dice un buen pasar en la vida sin demasiados sobresaltos. Probablemente se hubiese casado, hubiese tenido hijos, les hubiese podido brindar educación y seguridad... Pero no... Este joven se llamó Ernesto Guevara, fue asesinado sangrientamente hace unos días en la selva boliviana porque para él no era suficiente vivir en paz, vivir en la oportunidad de esa calma que la vida le ofrecía... Les estoy hablando simplemente de un hombre más. Un ser humano que creyó en un ideal. Un ser humano que creyó que el problema de ciertas injusticias podía resolverse... Por favor, no se vayan!! No se vayan sin antes preguntarse sinceramente quién de ustedes daría, no su vida, digamos un año, un sólo año de su vida por un ideal como el Che lo dio todo por el que fue suyo..."

Pero como dijo el tío, el cura pobre no pudo cambiar nada...
Y todo sigue igual...

Maldición

Fui testigo del horrible desenlace.
Soy la portadora de una terrible maldición.
Los vi caer uno a uno: Cruz Azul, Milan, Delfines, Tecos...

Life sucks.

- Amaya

sábado, mayo 28, 2005

Más sobre la discriminación

Regreso de nuevo con el tema de la discriminación, pero ahora con algo mucho más serio. Esta vez se trata de un artículo muy interesante escrito por Gilberto Rincón Gallardo donde nos presenta algunos de los resultados más impactantes de la primera Encuesta Nacional sobre Discriminación. Resulta curioso observar que, según la encuesta, casi la mitad de los mexicanos "rechazarían compartir su casa con un homosexual, com un enfermo de VIH-Sida o con un extranjero centroamericano" y que en el cumplimiento de derechos de los niños, Estados como Guerrero y Chiapas obtengan un índice de 2.9 en una escala de 0 al 10.

Aquí les va...

Números que no son fríos
Por Gilberto Rincón Gallardo

La primera Encuesta Nacional sobre Discriminación ha arrojado resultados no sólo sorprendentes sino también alarmantes. Esta encuesta, realizada por la Secretaría de Desarrollo Social, y en cuya difusión colabora el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, pone el dedo en la llaga de la discriminación en México, pues traduce a números y porcentajes la realidad de un país donde se discrimina en niveles inaceptables.

Hasta ahora, habíamos tenido percepciones imprecisas acerca de la gravedad de la discriminación en México... No sólo sabemos por los expertos que la discriminación es una forma grave de la desigualdad, sino que ahora sabemos que así lo considera la propia ciudadanía. Llama la atención que, según datos de esta encuesta, un 80 por ciento de las personas en México considere que la reducción de la discriminación es tan necesaria e importante como la reducción de la pobreza. Y no es extraña esta opinión, porque tanto la pobreza como la discriminación son formas precisas de la desigualdad. La pobreza es una reducción objetiva en la capacidad de allegarse bienes y servicios respecto de una medida aceptable de ingresos y bienestar, mientras que la discriminación es una relación de dominio, exclusión y denegación de derechos basada en los estigmas y los prejuicios infundados hacia ciertos grupos sociales.

De esta manera, nos enteramos, por ejemplo, de que más del 65 por ciento de la población indígena dice haber sufrido discriminación durante el último año, y que el 88 por ciento dice haber sufrido exclusión alguna vez en su vida por ser indígena. También podemos percatarnos de que casi la mitad de los mexicanos rechazarían compartir su casa con un homosexual, con un enfermo de VIH-sida o con un extranjero centroamericano. Igualmente amargos son los datos que muestran que a uno de cada cuatro mexicanos le parece lógico pedir un examen de embarazo para contratar a una mujer y que una proporción similar piense que las mujeres son violadas porque provocan a los hombres.

Menos sonada, pero igualmente reveladora es la publicación del Indice de los Derechos de la Niñez, realizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México y el Observatorio Ciudadano de Políticas de Niñez, Adolescencia y Familias.

El Índice de los Derechos de la Niñez está diseñado para medir el cumplimiento de derechos fundamentales de los niños y niñas mexicanas desde el embarazo hasta los cinco años de edad, es decir, cubre un periodo crucial para las expectativas de una vida saludable, para el desarrollo de capacidades básicas de la persona e incluso para la formación de una autoestima adecuada para vivir en sociedad. El índice cuantifica el grado de cumplimiento de tres derechos fundamentales de la niñez: a la vida, a crecer saludable y bien nutrido y a la educación. Para ello, se han analizado los factores de mortalidad infantil, mortalidad materna, relación entre peso y edad en los niños, mortalidad por desnutrición, inasistencia a la educación preescolar y analfabetismo en mujeres mayores de 15 años. Lo que se mide son datos absolutamente fundamentales como las posibilidades de que un niño mantenga la salud, la vida o acceda a la mínima educación para ser socialmente funcional.

Los resultados, aunque mejores que en el pasado, no son para generar optimismo. En una escala de 0 a 10, donde el cero es la ausencia de derechos y el diez es el cumplimiento pleno de derechos, el promedio nacional es de 5.71 puntos.

El problema es que incluso este promedio nacional puede ser engañoso, pues daría la impresión de que, bien que mal, México garantiza a sus niños algo así como poco más de la mitad de estos derechos fundamentales. La realidad es distinta. Este promedio se genera porque existen ocho entidades federativas que tienen un índice superior a 7 puntos, entre las que destaca Nuevo León, cuyo índice es de 8.1 puntos. A poca distancia se hallan los estados de Coahuila (7.91), Sonora (7.41), Baja California (7.29) y Colima (7.27).En contraste, las entidades con los índices más bajos son Guerrero con 2.9 puntos, Chiapas con 2.95 puntos y Oaxaca con 3.68 puntos.

El desarrollo regional desigual de nuestro país tiene un efecto claro en la calidad de vida de la niñez. Sin merecerlo, los niños mexicanos tienen desiguales expectativas de vida según donde les haya tocado nacer. Si "injusticia" no es el nombre de lo que sucede, entonces no existen palabras para nombrar esta realidad.

Los datos que estos estudios arrojan nos confrontan con la realidad difícil y agraviante de la discriminación que sufre la mayoría de la población mexicana. Construyen un espejo en el que no quisiéramos vernos reflejados y que, sin embargo, es indiscutiblemente real. Pero el conocimiento serio y detallado de esta realidad es una condición inexcusable para evitar que estas prácticas sigan marcando nuestra vida cotidiana. Aquí hay materia de sobra para alimentar las agendas de nuestros grupos políticos en los próximos meses, siempre y cuando otras prioridades no les parezcan más importantes.

lunes, mayo 23, 2005

De chocolate y otros sabores...

Está bien. Lo acepto. Aprendí la lección. Prometo no criticar nunca más a los ultra-mega-híper-archiqueterrecontra fanáticos de Star Wars, Lord of the Rings, Rosita Fresita y otros monitos por el estilo... Ahora sé lo que se siente ser el centro de las burlas, el fenómeno, el animal de circo, el freak...

Como seres humanos siempre estamos expuestos a los prejuicios de los demás. Particularmente aquellas veces donde se reúnen más de tres personas, siempre (oigan bien, SIEMPREEEEE!) se corre el riesgo de que se conozcan nuestros secretos más profundos, nuestras costumbres más bizarras y nuestras perversiones más bajas...

Lo que sucedió ayer me hizo pensar en que la discriminación tiene muchas caras: No sólo ser negro ("afroamericano", diría ahora Fox; "prietito", seguiría diciendo mi abuela) es motivo de discriminación, también lo es ser mujer, ser pobre, ser indígena, ser chaparro, ser gordo, ser comunista, ser niño, ser ciego, ser latino y hasta ser naco (pregúntele usted al "Sr. López")...

Sin embargo, ¿se hubiera imaginado usted que una chica a la que NO le gusta el chocolate sufriera de discriminación? Pues eso es lo que me atormentó el día de ayer, domingo familiar, domingo futbolero, domingo de paella, domingo de cumpleaños:

- No, gracias... Se ve muy bueno el pastel, pero es que no me gusta el chocolate... (cara de angustia)
- ¿QUÉEEEEE?!?!?!?!?! Pero, ¿cómo es posible? A TOOOOODO mundo le gusta el chocolate!!!! ¡Tan rico que es! (cara de estoy-ante-la-freak-más-freak-de-toooodo-el-universo)
- Sí, verdad? (guácalaaaaaaa!)
- Esto sí que está raro, había oído de gente que no soporta el aguacate, pero el chocolate... EL CHOCOLATE!!!! Dios nos libre!!!
- Sí... es bastante raro (sáquenme de aquí!!!!!!!!)

La angustia fue terrible... sentí escalofríos por todo mi cuerpo... tanto así que estuve a punto de engullirme de un solo bocado el temido pastel de chocolate... Al final, todo volvió a la normalidad (¿QUÉ ES LA NORMALIDAD?)... Pero estoy conciente que algún día no muy lejano, tendré que redoblar esfuerzos para justificar mi aversión al chocolate ante otro grupo de personas... y esto se repetirá 10, 100, 1000 veces... Hasta que un día... ya no pueda más... y termine siendo parte de ellos... Sí... terminar esta incansable lucha volviéndome parte de esos seres que devoran todo aquello que contenga chocolate... Así es la vida...

Mientras tanto... ¡Qué viva la pluralidad!

- Amaya

Aghhhhhhhhh!

Marcador final:
América 6 - Cruz Azul 2

¿Ahora quién va a aguantar los desplantes triunfalistas de los pajarracos carroñeros del América?

Horror...

Tengo todas mis esperanzas puestas en Tecos...

- Amaya

domingo, mayo 22, 2005

El lado oscuro del corazón

Ayer me puse a ver (¡por fin!) "El lado oscuro del corazón", una película realmente hermosa, llena de poemas de amor y desamor. Muy recomendable:
"Oliveiro, joven poeta bohemio, suele alquilarse de vez en cuando a alguna agencia publicitaria o bien recitar poemas en la calle como medio de subsistencia. Encuentra mujeres pero nunca encuentra el amor, éste llegará al cruzar el Río de la Plata y encontrarse en Montevideo con Ana, una prostituta que le muestra todo el dolor que puede producir una pasión."

A continuación, un hermoso poema de Benedetti incluido en la película:

Mi táctica es mirarte
aprender como sos
quererte como sos

Mi táctica es hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

sábado, mayo 21, 2005

Viaje al centro del corazón

Hace 5 meses emprendí un viaje. Se trata de una aventura completamente nueva.

Me acompaña mi diario, testigo fiel desde hace más de 15 años.
Me acompaña la razón, que no deja de darme argumentos a favor.
Me acompaña su música.
Me acompaña el destino, aquel que magistralmente acomodó todas las piezas.
Me acompañan los diálogos inteligentes y absurdos.
Me acompaña la risa, amiga eterna.
Me acompaña la confianza en mí, en él, en los dos...
Me acompaña la fe.

Esta vez, no hay retorno...

Destino final: El centro del corazón.

- Amaya

viernes, mayo 20, 2005

Dilemas de un día cualquiera...

Cuando sentimos que el orgullo nos nubla la vista, ¿qué hacer?

¿Perdonar o castigar?

Perdonar implica un enorme esfuerzo, una gran voluntad...
Castigar implica sufrir en silencio...
Perdonar es liberarse...
Castigar es atarse...
El perdón nos hace olvidar...
El castigo nos conduce a la obsesión...

Entonces... ¿perdón o castigo?

Tú escoges... Es sólo un dilema de un día cualquiera...

- Amaya

Aurora

Cuando sea grande, yo quiero ser como Aurora...

Quiero, como ella, ser generosa con mi familia y amigos. Quiero tener siempre presente las fechas de cumpleaños y llamar por teléfono bien tempranito a los cumpleañeros. Quiero consentir a mis nietos y ser la cronista oficial de todas sus anécdotas. Quiero tener una casa donde todos puedan llegar, donde se celebre la Navidad, donde siempre haya alegría y calor de hogar. Quiero tener unida a toda mi familia. Quiero viajar como ella y maravillarme con cada nuevo atardecer. Quiero tener una colección de figuritas imantadas en mi refrigerador y reacomodarlas después de la visita de los nietos. Quiero que mi teléfono siempre suene y oir del otro lado de la línea la voz de viejas amistades. Quiero tener mi casa llena de fotos familiares. Quiero ser fiel al amor de mi vida durante toda mi vida. Quiero tener la misma alegría de vivir. Quiero morir y sentir que me marcho envuelta del amor de todos mis seres queridos...

Aurora, ¡qué gusto ser tu nieta!

Amaya

jueves, mayo 19, 2005

El fenómeno Star Wars

Ayer, viendo un programa en VH1 sobre la Guerra de las Galaxias, me pareció sumamente interesante una pregunta que hizo que la actriz que jugó el papel de la princesa Leia: ¿Los fanáticos de Star Wars son geeks?

No pude evitar soltar la gran carcajada... porque conozco a varios por ahí, incluyendo a mi hermano, quien desde pequeño ha desarrollado esta curiosa hablidad por hacer más de un millón de sonidos con la boca que representan espadazos, explosiones, ráfaga de balas, despegues de naves espaciales, derrumbes, gritos infernales, rechinidos de puertas, dialectos de seres de otras galaxias, pasos de gigantes, desbordamiento de ríos de lava, etcétera...

Aprenderse de memoria los diálogos forma parte del aprendizaje de todo fanático... Yo sólo me he aprendido este (y eso sólo porque lo pasaban cada 5 minutos en la radio):

- Lord Vader...
- Yes, Master?
- Rise!!!!!!!!!!!

Star Wars es todo un concepto de vida para algunas personas, las más aferradas, claro, que llegan incluso a utilizar las frases de la película como guías de comportamiento!! Sorprendente....

Por mi parte, si no me hubiera dormido un buen rato durante el Episodio III, habría podido comprender un poquito mejor todo lo que representa Star Wars para los verdaderos fanáticos... Pienso indagar más sobre este tema... Así que ya les daré mis conclusiones próximamente... Pero, ¿tendré que convertirme en geek para envolverme en este mundo de jedis, siths y guardias imperiales? Ya veremos...

La Cenicienta y otros cuentos de hadas

Hace unas semanas, me sorprendió leer en el periódico una nota sobre la relación entre los cuentos de hadas y la sumisión femenina. Resulta que investigadores de Gran Bretaña afirman que "las mujeres que en su niñez fueron fanáticas lectoras de cuentos de hadas podrían ser vulnerables a encontrar hombres que las maltraten en su adultez, y también corren el riesgo de ser más sumisas"... Y todavía hay más: "Las lectoras de estos cuentos de seres fantásticos piensan que si su amor es suficientemente fuerte, pueden cambiar el comportamiento de su pareja"....

¿Qué tal? ¿Les suena familiar?

Esto lo traigo a colación porque a pesar de que la sumisión femenina es algo muy frecuente en nuestro país, nunca me había puesto a reflexionar tanto sobre este tema como hasta ahora.

Realmente no sé si admirar o sentir algo de pena por las mujeres que viven en la completa sumisión. Algunas de ellas son verdaderas mártires y, sin embargo, no representan un modelo a seguir para mí.

Por otro lado, me parece impresionante la gran tiranía que pueden llegar a desplegar algunos hombres en la relación de pareja. Me pregunto cuál es la razón de este comportamiento, aunque tengo que confesar que me intriga más aún el hecho de que la mujer pueda aceptar esos desplantes y perder poco a poco una parte de su ser. Porque estoy segura que la dignidad va diluyéndose al paso de los años con el golpeteo que provocan los insultos y las humillaciones.

Creo que la peor acción de un hombre es hacer que su mujer se marchite. Y lo peor que puede hacer una mujer, es permitirlo.

Tal vez la raíz de todo este asunto resida en una confusión. Infinidad de veces hemos escuchado que en la relación de pareja se tienen que hacer sacrificios (yo prefiero decir concesiones). Pero, ¿esto significa perder la voz en la relación?

Hay algunas preguntas que me persiguen: Las mujeres que pasan por esto, ¿son concientes de su situación? ¿Cuál es la razón por la cual siguen viviendo lo mismo? ¿Es por los hijos? ¿Es el miedo a la soledad? ¿El miedo a los estigmas sociales? ¿El miedo a ganarse la vida por sí mismas?

¿Qué es?

Puede ser que estas reflexiones carezcan de profundidad y que este tema sea digno de un análisis más exhaustivo, sin embargo, creo que puede ser el punto de partida para un diálogo entre pareja en el que se establezcan las bases de los papeles que ambos jugarán en la relación y evitar de esta forma la asimetría de poder.


miércoles, mayo 18, 2005

Pregunta

¿Cómo saber si esa persona es el amor de tu vida?

-Amaya

jueves, mayo 05, 2005

5 de mayo

Impresionante!

Mi hermano cumple hoy 18 años... Recuerdo perfectamente el día que nació... Yo iba en segundo de primaria y tenía 7 años... Mis papás me dejaron en casa de Judith, una amiga de la familia, y se fueron al sanatorio...

¡Qué nervios! Yo me la pasé hojeando una revista... Me la aprendí de memoria... En casa de Judith, todos estábamos muy ansiosos y no dejábamos de ver el teléfono, esperando la llamada de aviso...

Finalmente sonó: había nacido un hermoso bebé de 3 kilos y medio! Un gordito muy bonito, al parecer... Todo mundo estaba feliz... Cuando lo vi, no me pareció bonito, sino hermoso... "¿Cómo se va a llamar?" "Pável Alejandro"... "¿Pável?!! Ay, mamá, yo nunca le voy a decir Pável... le voy a decir Alejandro" Yeah, right... Pável por aquí, Pável por allá...

18 años después, el bebé gordito de pelo escurridizo desapareció... Ahora tengo un hermano flaco, alto y de cabello chino... ¡Cómo cambia la gente! Próximamente se irá conmigo a Monterrey a comenzar su carrera en biotecnología... y él que decía que quería ser carpintero cuando era chiquito... bueno, en realidad no me extraña, yo quería ser arqueóloga!

Hermanito: te deseo lo mejor hoy y siempre... FELIZ CUMPLE!!

Amaya :)
Se produjo un error en este gadget.