miércoles, marzo 31, 2010

Mascotas de mi infancia (o cómo sobreviví a las aves)


Gran tragedia en mi vida. GRAN. Por más que les supliqué por AÑOS a mis papás que me dejaran tener un perrito de mascota, siempre me lo negaron.

¿Las razones? ¡Muchas!
  • Los perritos necesitan muchos cuidados.
  • Son muy cochinos.
  • Necesitan un jardín.
  • No te vas a querer encargar de él después.
  • ¿Quién lo va a llevar al veterinario cuando se enferme?
  • ¿Quién va a recoger sus cacas?
  • Se te va a olvidar darle de comer.
  • ¿Quién lo va a bañar?
  • ¿Y si agarra pulgas?
  • Cuando son cachorros muerden toooodo.
Etcétera, etcétera, etcétera.

Ah, pero esa tiranía parental no se conformó con destruir mi sueño de tener un hermoso Cocker Spaniel, sino que además trató de convencerme por todos los medios que los pájaros eran la mejor opción en cuanto a mascotas se refiere. No sé de dónde sacó mi papá esa teoría, pero yo tuve que vivir con eso. Así es la vida, chavos.

Y fue así como durante toda mi infancia me hice cargo de palomas, pollos, gansos y patos que me enjaretaron mis papás. El problema era que cagaban cada 5 minutos y no de la manera más consistente que uno puede desear. Hasta eso, tengo que admitir que me llegué a encariñar con mis patos, pero ahora que lo veo a la distancia, prefiero limpiar mil caquitas de Chepina que una sola de un pato, if you know what I mean...

Todavía me acuerdo de una vez que se nos pasó cortarle las plumas al Lucas (un pato bien chido con plumas tornasol) y en una de esas salió medio volando de la casa y ahí nos ven a mi mamá y a mí corretéandolo por toda la calle.

Bueno, con decirles que quedé tan traumada con eso de las aves que ya no sé si lo soñé, pero por alguna extraña razón estoy convencida que en mi vida pasada fui un pato. ¡Un pato! (¿Necesito psicoanálisis?)

Y mejor no les cuento la vez que un pato me atacó cuando estaba sentada en una banquita fuera de una cafetería y se comió mi pastel de queso. Estuve a punto del colapso.

Sí, búrlense todo lo que quieran. Sólo sé que Alfred Hitchcock me entendería perfectamente...

- Amaya

martes, marzo 30, 2010

Se zampan 800 calorías nomás en el recreo

Hoy me topé con esta nota de El Universal y neta que me sacó un buen susto:

Los niños ingieren más de 40% de carbohidratos recomendados al día durante el recreo en las escuelas, lo que contribuye al desarrollo temprano de padecimientos atribuibles al sobrepeso y obesidad, como diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares e hipertensión.

Magdalena Rodríguez Magallanes, responsable de la Unidad de Nutrición de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) , refirió que la venta de comida alta en carbohidratos, grasas y azúcares que ingieren los infantes durante el descanso en los colegios tiene un aporte de hasta 800 kilocalorías.

Subrayó que esta problemática es fomentada principalmente por las cooperativas de los planteles que venden bebidas embotelladas, frituras y golosinas, así como por las propias madres, quienes participan en esos espacios en la preparación de alimentos que se comercian: quesadillas, tacos dorados y tortas. (Leer más aquí)
¿En serio? ¿800 calorías sólo en el recreo? ¡Eso es un infanticidio! ¿Saben cuánto ejercicio tendrían que hacer para eliminar todo eso? Si yo quemo sólo 280 calorías corriendo 36 minutos y siento que se me va la vida... Además, falta todo lo que engullen por las tardes cuando salen a la calle a buscar unos chicharroncitos con salsa o unos esquites bien cargados y una coquita.

Pobres chamacos.

Por eso, a mis hijos los voy a poner a corretear a Chepina unas 2 horas diarias mínimo. ¿Y de botana? ¡Brócoli!

- Amaya

lunes, marzo 29, 2010

Ni el mesero me tenía respeto...

Cuando era niña, mis tíos y primos me bautizaron con cientos de apodos: gorda, empanada, canalla, hamburguesa, pelota, sope, burbuja, shampucito, eran algunos de los más comunes... No sé por qué, pero les encantaba ponerme todo tipo de nombres, era algo así como su deporte favorito.

La mayoría de los apodos hacían alusión a mi gordura de bebé... Al principio me enojaba, ya después me acostumbré y hoy todavía tengo primos que me siguen diciendo "pelota", por ejemplo.

Un día hace muuuuuuuchos años, fuimos todos a un restaurante. Todo mundo pidió algo de comer, menos yo. Todavía estaba muy chiquita, así que mi mamá ya me había dado de comer en la casa.

Así que de repente, llegó el mesero, se detuvo a mi lado con un platillo en la mano y al ver que yo no tenía nada de comer me preguntó con una sonrisa:

- ¿HAMBURGUESA?

Y yo me solté chillando de puro sentimiento...

- Amaya

jueves, marzo 25, 2010

Prêt-à-porter

La llegada de la primavera es un excelente pretexto para estrenar...












¡Lo quiero todo!

- Amaya

La (triste y paulatina) extinción de los espacios públicos

El rector lo acaba de anunciar: El Tec Campus Monterrey cerrará por las noches. Simplemente no puedo concebirlo, ¿a esto teníamos que llegar?

Muchos creerán que exagero, que muchas escuelas y universidades cierran sus puertas por las noches, que es normal. Pero esto va más allá de los horarios. Esto representa un retroceso. Es un sacrificio que no deberíamos realizar. Es la simple y llana libertad coartada.

El atrincheramiento de las personas en espacios cerrados y privados es cada vez más evidente. Estamos presenciando una paulatina extinción de los espacios públicos. Cada vez hay menos niños jugando en las calles, en los parques y jardines. Cada vez es más peligroso recorrer las plazas y los centros de nuestras ciudades. Ahí está de testigo Morelia y un 15 de septiembre trágico.

Vamos, ni siquiera podemos estacionar libremente nuestros vehículos porque los franeleros se apropian de esos espacios que son, sin duda alguna, de todos. Cubetas con cemento y botellas de Coca-Cola con agua son los instrumentos de un poder deforme. Y nuestra libertad de estacionarnos se va por el caño si no pagamos la cuota respectiva para ocupar el codiciado lugar.

La crisis económica también nos recluye. ¿Cómo hacer para ir a cualquier lado si no hay dinero? ¿Una ida al cine? Imposible para un mexicano que gana menos de 5 salarios mínimos. Y menos si se trata de una familia con más 5 integrantes...

A la falta de dinero se le suma la creciente inseguridad. ¿Ir a tomar un par de cervezas a un bar? Mejor hay que pensarlo dos veces, las balaceras ya son pan de todos los días...

Y ahora, lo último que nos faltaba. El terrorismo perpetuado por el narcotráfico y el crimen organizado. Sí, porque aunque se nieguen a utilizar este término, de eso se trata, de acciones terroristas sin causa que afectan cada vez a más personas ajenas a la delincuencia.

Algo estamos haciendo mal. Como me dijo Ixchel, la sociedad debería ir recuperando espacios públicos, no perderlos. Estamos caminando en la dirección contraria.

Lo peor de todo es que allá arriba no cesan en sus intentos de convencernos que se trata solamente de una "minoría ridícula".

- Amaya

miércoles, marzo 24, 2010

Indignación

Comparto con todos este diseño de Denisse Morales, una compañera de la Alemán muy creativa que ha plasmado su indignación por la muerte de los estudiantes del Tec en formas y colores...

"Los peces gordos siguen navegando..."

martes, marzo 23, 2010

Imperdonable

Lo que sucedió en el Tec hace apenas (y a penas) unos días es algo que me ha rebasado. Me duele. Me indigna. Me da rabia. Me frustra. Me parece increíble... No sólo porque se trata de estudiantes. No sólo porque eran excelentes. No sólo porque estudiaban posgrado. No sólo porque es mi Alma Mater, sino también porque es un hecho que se ha venido multiplicando con gran rapidez en distintas ciudades de México. Gente inocente muriendo a causa de una violencia sin sentido. Declaraciones tontas y cínicas de quienes supuestamente defienden el Estado de Derecho en este país. La imperante y omnipresente impunidad a la que ya estamos acostumbrados.


Me da tristeza.


Y pensar que cuando estudiaba la carrera era cosa de todos los días caminar dentro del Campus y sus alrededores con toda tranquilidad, topándome a las 2 am con estudiantes que, al igual yo, confiaban en la seguridad que les brindaba ese mundo de cristal.


Y yo que creía que ese era un oasis de libertad...


Pável está allá. Y me pesa que le haya tocado vivir ese episodio tan cerca. Sus palabras delatan hartazgo:



Sí Chava, sé cómo te sientes o cuando menos es una sensación similar. El domingo pasé por esa entrada y sentí una vibra muy extraña e incómoda. Al igual que todos me imaginé que pudo haber sido cualquier conocido; fue sólo una cuestión de tiempo y lugar que provocó que la desgracia fuera para ellos.


Hoy estuve en el jardín de las carreras y al ver las fotos de nuestros compañeros me quebré. Fue una impresión muy fuerte y no pude con ella.


No he podido dejar de pensarlos, pero mi impotencia es más grande al saber que esos malnacidos se salieron con la suya; lo más seguro un par de desgraciados que no han de saber ni leer y que arrebatan al país de la poca gente dispuesta a trabajar, porque sólo saben hacer eso: joder a la gente buena. Hasta una patrulla los ha de haber recogido, y mientras tanto dos jóvenes muertos en una escuela: así de podridos estamos. En múltiples ocasiones hemos sido testigos de noticias horribles tanto en tierra ajena como en la propia. Estamos hartos desde hace mucho y no es la primera vez que mueren estudiantes, inclusive más jóvenes que nosotros, a manos de estos cretinos.


Lo repetiré hasta el cansancio: primero me pegan un tiro a que vea yo el día en que estos parásitos terminan de tomar el país. Nuestros padres, nuestros abuelos y los héroes que nos dieron Patria han cuidado este suelo con sus ideas, con su trabajo y sacrificando su propia integridad. Que ni crean los muy idiotas que vamos a manchar la memoria de todos ellos y olvidar la sangre antes derramada, mientras contemplamos cómo hunden al país en unos años. Y no me refiero solamente a los pistoleros sino a los altos mandos que disponen de completa inmunidad y hacen y deshacen con la mano en la cintura. Es nuestro turno de plantarles la cara y que vean que no vamos a ceder ante su doctrina de miedo. ¡Simplemente no lo vamos a permitir! Nos dejan vivir en paz y punto ¡No es negociable!

sábado, marzo 20, 2010

Tintolelía "El Chinito"

Cuando mi brother tenía como 4 años, una vez escuchó este chiste:

- Tintolelía "El Chinito", ¿quién habla?
- Habla Melesio...
- TINTOLELIAAA "EL CHINITOOO", ¿QUIEN HABLAAA?

(jojo)

Pável se destartalaba de la risa con ese chiste y por supuesto que le encantaba contárselo a todo mundo y le encantaba gritar imitando al chinito. Sólo imagínense a un chamaco de 4 años relatando esta joya de chiste, echándole muchas ganas para que la gente se riera... Lo malo es que él lo contaba así:

- Tintolelía "El Chinito", ¿quién habla?
- Habla Roberto...
- TINTOLELIAAA "EL CHINITOOO", ¿QUIEN HABLAAA?


- Amaya

viernes, marzo 19, 2010

Política y redes sociales: The Coffee Party

Mucho se ha hablado acerca la enorme capacidad de las redes sociales para reclutar adeptos en casi todos los ámbitos, desde la música hasta la gastronomía, pasando por el diseño, la ciencia, la literatura, la tecnología y el mundo de los negocios.

La política no es la excepción. En los últimos meses, cada vez más actores políticos se han dado cuenta de la importancia de entrar al universo de las redes sociales ya sea para promover sus propuestas, dar a conocer sus actividades, recaudar fondos, llamar al voto, recibir retroalimentación o simplemente medir el clima social. Tal vez el caso que mejor ejemplifica esta tendencia es la campaña de Barack Obama, en la cual se aprovechó la enorme capacidad de dichas herramientas con el objetivo de lograr el triunfo electoral y motivar la participación de la gente.

De la misma forma en la que se dan a conocer noticias de gran impacto, un nuevo movimiento aparece en la escena política estadounidense con una fuerza arrolladora. Se trata de The Coffee Party (“El partido del café”), un grupo de tendencia liberal que nace a partir del interés ciudadano como respuesta directa al movimiento de ultraderecha conocido como The Tea Party (“El partido del té”), que ya contaba con numerosos adeptos en Estados Unidos.

Todo empezó cuando Annabel Park, cansada de la enorme cobertura de los medios al Tea Party y frustrada por sentir que este movimiento no la representaba ni a ella ni al estadounidense promedio, escribió en su página de Facebook que estaba harta del té, en clara alusión al grupo neoconservador. Propuso entonces crear un movimiento diferente, “café, smoothie, red bull, capuchino, cualquier cosa, excepto té”. Inmediatamente recibió comentarios de mucha gente que, como ella, buscaba una forma alternativa de expresar sus inquietudes políticas, por lo que decidió llevar sus intenciones a la práctica.

El Coffee Party, como finalmente fue denominado, pretende dar vigor a la esfera pública reforzando la participación ciudadana en la arena política de Estados Unidos sin pretensiones partidistas o corporativas. El movimiento se califica a sí mismo como “una expresión espontánea y colectiva que desea forjar una cultura de compromiso cívico orientada a dar soluciones y sin buscar culpables”.

Annabel Park, quien fue colaboradora del senador demócrata Jim Webb, se encuentra hoy a la cabeza del Coffee Party, un torbellino participativo que se ha convertido en todo un suceso en las redes sociales, acumulando más de 174 mil seguidores en Facebook, prácticamente de la noche a la mañana.

Cuando le preguntan a Annabel Park cuál es la diferencia del Coffee Party con el Tea Party, ella responde que es la aportación de ideas constructivas orientadas a mitigar los problemas por los que atraviesa su país. Según la creadora del Coffee Party, mientras éste fomenta la diversidad y la discusión de temas para proponer soluciones, el Tea Party solamente ha organizado manifestaciones en contra del gobierno de Obama, criticando constantemente sus acciones y acusándolo de “socialista”.

“Despierta y levántate”, es el eslogan del movimiento que invita a todos, sean del partido que sean, a participar en el proceso democrático a través de un diálogo civilizado y siempre con un café (o un té) en la mano.

Y así lo han hecho miles de seguidores del movimiento que no han esperado mucho para compartir con el público ideas, propuestas, imágenes y videos de sus actividades, todo a través de las redes sociales como Facebook, LinkedIn, YouTube y Twitter.

- Amaya

martes, marzo 16, 2010

New York, New York (2a parte)

Aquí está la segunda parte de este pequeño recorrido visual por Nueva York...


Trivia: ¿por qué la Estatua de la Libertad es verde?

Lo pensé 5 veces antes de subir esta foto. Las reumas ya no me dejan saltar como antes...

¡En la Quinta Avenida!

Después del musical Rock of Ages (que estuvo increíble), Karlangas y yo interceptamos a Constantine Maroulis.

¡Es oficial: A los rockers sí les gustan los musicales!

Excelente anuncio con el Tío Sam.

Ustedes perdonarán, pero es que era Nueva York...

Una de mis favoritas.

... ... ... ... ...

Como decía Pável, "se besaron como gallinas románticas"

Imagine...

Y sí, también nos echamos nuestras copitas en un concurrido bar neoyorkino recomendado por nuestro súper mesero del restaurante italiano donde te sirven por kilo, no por platillo...

¿A poco no se ve súper real? (Noten que para ese entonces yo ya llevaba mi mano vendada, después de mi caída fatal en el Empire State)

Envidiando a los patinadores de la pista en Rockefeller Plaza y recordando los madrazos que se dio Karla en la prepa...

God bless America (and cell phones!)

New York City boy...

If I can make it there, I'll make it anywhere. It's up to you. New York, New York...



- Amaya

New York, New York

¿Se acuerdan del viaje a Nueva Yiorrrr? Pues acá les comparto la primera tanda de imágenes. Karla, Sergio, Aleks y yo nos la pasamos bomba. Vimos cosas increíbles. La ciudad nos fascinó. Nos encantó. Nos enamoró. A mí, particularmente, me inspiró. ¡Queremos regresar!

Todavía no aterrizábamos y ya me estaba enamorando del lugar...

Bienvenido, Welcome...
El ferry era gratis, G-R-A-T-I-S. Como para pasárnosla subiendo y bajando de ahí todo el día. Pero no, había muchos lugares por conocer...

Cuenta la leyenda que Sergio casi se cae del ferry que nos llevó hacia Staten Island y todo por unos guantes (que de todas formas perdió después).

No podía faltar la típica caricatura hecha por chinos expertos.

L'amour...

Confesando pecados en la Catedral de San Patricio. ¿Mafia italiana o simples devotos cristianos? Nunca lo sabremos...

Nuestro GPS oficial, tratando de descifrar la mejor ruta.

"These vagabond shoes are longing to stray..."

The city that never sleeps...

La mejor forma de conocer una ciudad: caminándola.

Rockefeller Plaza. No nos pudimos robar el letrero, juju.

Central Park congelado y bellísimo.

Times Square o la "Oda a la Publicidad".

Karlangas y yo echando el chal en Central Park bien pipiris nais.

Aleks fue el primero en tirar la toalla museológica...

Terminamos muertos después de recorrer el MoMA.

Love and the City.

Se produjo un error en este gadget.