jueves, enero 27, 2011

La decencia ante todo

Una vez, paseando en Toulouse, me acuerdo que Bere y yo nos quedamos fuera de una tienda a esperar a las demás. Esa callecita por la que andábamos era peatonal y siempre había mucha gente, así que nos pegamos a la pared, tratando de no estorbar.

Estábamos en plena plática esquivando gente cuando de repente Bere siente que algo le falta, se fija en su bolsa toda preocupada y se da cuenta que, efectivamente, no tiene su cartera. Entonces, por puritito instinto, las dos volteamos a ver a dos tipos que estaban al lado de nosotras dizque leyendo el periódico (¿así o más sospechosos?). No se imaginan la cara de indignación que les puso Bere a los tipos.  Y ya estaba a punto de reclamarles y zamparles un bolsazo cuando uno de ellos sacó todo apurado la cartera, se la entregó a Bere y le dijo con cara de arrepentimiento antes de salir huyendo:

"Pardon!"

Ah, ¡qué tiempos aquellos cuando los ladrones eran todavía decentes!

- Amaya

Mother & Son

Saliendo del Registro Civil.

- Amaya

Aleks y Amaya

Nuestras respectivas servilletas después de comer.
¡Que traigan al psicólogo!
(O juzgue usted mismo, jojo)

- Amaya 

lunes, enero 24, 2011

El Bijquei

Cuando estaba en la carrera, mis amigos de residencias y yo, íbamos de vez en cuando al Vips del Pabellón Tec a tomarnos un café y quedarnos hooooooras ahí, viviendo del refill, hasta que pedíamos la cuenta y pagábamos unos 10 pesos cada uno evitando la cara de fastidio de las meseras.

Un día de esos, decidimos cruzar la línea de la codera y cada quien pidió, además de su respectivo café, un postrecito. Así que después de mucho pensarle, me decidí por el bisquet con mermelada de fresa y así se lo pedí a la mesera:

-Para mí, un bisquet, por favor... Dije muy segura de mi decisión.
-¿Va a querer un Bijquei o un Bijquei?
-¿Qué? No, no. Voy a querer el bisquet. Contesté dudando.
-Sí, pero es que está el Bijquei y también tenemos el Bijquei... ¿De cuál quiere: Bijquei o Bijquei? Me contestó la mesera con tono de desesperación.
-Bueno, tráigame el Bijquei. Le contesté quedito, con miedo, bajando la mirada y tapándome la boca con la mano.

Obviamente no sabía por qué diantres la mesera me ofrecía el Bijquei y el Bijquei. ¡Demonios, estaba confundida!

Pero todo se iluminó y me cayó el veinte de un trancazo cuando llegó la mesera y puso frente a mí una tremenda rebanada de pastel de queso con fresas: El VIPS CAKE, o "Bijquei", para la mesera.

- Amaya

domingo, enero 23, 2011

Fotos quedadas: La boda de Ivette

Aquí les comparto unas fotillos de la boda de Ivette y Bill en agosto pasado en Cáncún. Mi ex roomie quiso que fuera una de sus damas de (des)honor y pues no me pude negar. Los novios planearon una boda pequeña pero hermosa, con muchos detalles increíbles para sus invitados. Hasta hubo una carrera de 5k el mero día del bodorrio muy tempranito por la mañana, organizada por Ivette y Bill.

A mi me dio muchísimo gusto ver a Ivette y a Grissel (mejor conocida como gorrioni, jaja,¿se acuerdan?), pero más gusto me dio escuchar de nuevo las SEÑORAS CARCAJADAS que se avienta Ivette. No saben, nadie la supera en ese rubro...

Ese fin de semana, la abuelita de Aleks se puso muy mal y él se tuvo que regresar a Coatza. Yo me quedé representando a los Luna Marichal (incluyendo al bebé que ya venía en camino).

En fin. Ahora, Ivette nos acaba de anunciar que ella y Bill están esperando bebé y yo no había tenido oportunidad de felicitarlos, pero aprovecho mi blog-changarro para hacerlo: ¡Muchas felicidades!

















- Amaya

Cronista de los cuates


Muchas veces me he reído a carcajadas de las anécdotas de mis cuates y la verdad es que tengo la suerte de tener cuates con historias buenísimas. Por eso me mata que sean todos unos huevones que no llevan bitácora de todo ese caudal de diversión gratuita. ¿Por qué demonios ninguno de ellos lleva cuenta de esos relatos? Ay nanitaaaaa, es un desperdicio. 

Así que yo, sin que nadie me lo pidiera, me he tenido que ver en la necesidad de autoproclamarme su cronista. No hay de otra. Una tiene que salir al quite. Si ellos no lo hacen, ahí estaré yo para gritar a los cuatro vientos sus metidas de pata, chascarrillos, puntadas y chabacanería de todos colores.

Ahí está el Juanemilio, por ejemplo. El cachetón tiene en su haber cientos de anécdotas para doblarse de la risa y yo soy su principal promotora. Quizá lo recuerden mejor por sus caras de gárgola o por historias como "Mi polloooooo", "¿Quién pompó?", o por su afición por las lentejas.  

Muchas veces, las historias las he contado sin el previo consentimiento de su autor. No importa. Todo sea por regalarles, queridos lectores, un rato de sana diversión.

En fin, todo esto lo aclaro por si pensaban que había bajado la guardia en el balconeo:

¡JAMÁS!

Estén atentos...

MUAHAHA

- Amaya

Dos meses, dos

Hoy cumple 2 meses nuestro chiquitín.

- Amaya

jueves, enero 20, 2011

El mito de Perséfone

Dice Jean Shinoda que existen ciertos mitos antiguos que nos ayudan a comprender de mejor forma sucesos de nuestra vida que no logramos superar. Los mitos son representaciones que, lejos de su veracidad, nos ayudan a interpretar el mundo y resolver algunas cuestiones de manera más fácil.

Uno de los mitos que relata Jean Shinoda en su libro es el de Perséfone, la doncella de la mitología griega que estaba recogiendo flores en un bello prado cuando la tierra se abrió ante ella y de una brecha tenebrosa y profunda surgió Hades, el señor del inframundo y la secuestró. Perséfone gritó de terror, pero era demasiado tarde, Hades la tomó y la llevó con ella al inframundo, cerrándose la tierra.


Cuando hay un antes  y un después, cuando se da un acontecimiento que marca el momento en el que la vida cotidiana se precipita a su fin, lo que a menudo ocurre con los asuntos médicos, el cambio acontecido tiene la fuerza de un desastre natural, un terremoto personal que sacude el suelo que nos sostiene. Antes del diagnóstico, antes de la operación o el accidente, antes del descubrimiento de que algo no marcha bien, vivimos en la inocencia o la desidia. Entonces todo sufre una mudanza, y creemos que ya naa volverá a ser igual.
Perséfone representa el lado inocente de los seres humanos.
Ella encuentra en Hades al responsable del incesto, la violación, el rapto, la traición, de todo acto imprevisible e inesperado que nos sacude y nos hace conscientes de nuestra fragilidad física o emocional. Hades es también el acontecimiento simbólico que nos expone a un conocimiento específico del bien y del mal. Antes de la aparición de Hades, nos sentimos a salvo; una vez que ha llegado, dejamos de estarlo.
- Amaya  

miércoles, enero 19, 2011

El sentido de la enfermedad

Así se llama uno de los libros que estoy leyendo ahora y que me ha servido para poder manejar todo lo que siento en estos momentos. La tesis del autor es que la enfermedad no sólo es una experiencia física, sino que también se convierte en algo espiritual desde el momento en que nos toca asumir una cierta condición de postración que provoca una serie de transiciones e incertidumbres en la persona.

Esa condición de postración es lo que más me ha llamado la atención del libro. Sólo las personas que han pasado por este camino saben de lo que estoy hablando. La enfermedad nos humilla. Nos hace sentir inútiles. Nos debilita. Nos quita la dignidad.

Dice Jean Shinoda, la autora del libro, que cuando atravesamos ese umbral entre la enfermedad y la salud entonces se conmociona el alma y perdemos la inocencia. "Nos sabemos vulnerables, dejamos de ser quien éramos antes de este acontecimiento... Se produce un cambio en las prioridades."

Somos conscientes de nuestra fragilidad. Estamos en un territorio desconocido.

Todo eso lo he sentido en diferentes ocasiones a lo largo de este episodio de pesadilla.

- Amaya

La frase de hoy

"In the fight against cancer, we believe unity is strength, knowledge is power and attitude is everything."

- Lance Armstrong

miércoles, enero 12, 2011

Gracias

Nunca antes había sentido tanto cariño y tantas muestras de apoyo y solidaridad. Estoy profundamente conmovida. Alex me tiene al tanto de todo y simplemente no puedo creer que haya tanta gente apoyándonos.

Ya di mis primeros pasos con la prótesis. Es un alivio no tener ese dolor con el que llegué al hospital. Voy bien, pero todavía estoy muy débil y falta enfocarnos en otras partes del cuerpo. En estos días los doctores me dirán qué es lo que sigue.

Mientras, sigo luchando contra las náuseas.

Gracias de nuevo.

- Amaya

miércoles, enero 05, 2011

Las fuerzas se multiplican


Gracias por sus mensajes, por sus mails, por sus llamadas, por sus recomendaciones, por sus buenos deseos...

Ya llevamos la mitad de la batalla ganada con toda esa energía positiva.

- Amaya
Se produjo un error en este gadget.