martes, agosto 17, 2004

Cuando sepas hallar una sonrisa

Cuando sepas hallar una sonrisa
en la gota sutil que se rezuma
de las porosas piedras, en la bruma,
en el sol, en el ave y en la brisa;

Cuando nada a tus ojos quede inerte,
ni informe, ni incoloro, ni lejano,
y penentres la vida y el arcano
del silencio, las sombras, y la muerte;

Cuando tiendas la vista a los diversos
rumbos del cosmos, y tu esfuerzo propio
sea como un potente microscopio
que va hallando invisibles universos;

Entonces en las flamas de la hoguera
de un amor infinito y sobrehumano,
como el santo de Asis, dirás hermano
al árbol, al celaje y a la fiera.

Sentirás en la inmensa muchedumbre
de seres y de cosas tu Ser mismo;
serás todo pavor con el abismo
y serás todo orgullo con la cumbre.

Sacudirá tu amor el polvo infecto
que macula el blancor de la azucena,
bendecirás las márgenes de arena
y adorarás el vuelo del insecto;
y besarás el garfio del espino
y el sedoso ropaje de las dalias...
y quitarás piadoso tus sandalias
por no herir las piedras del camino.

Enrique González Martínez

2 comentarios:

sonny_taz dijo...

ah!

Este poema de Enrique González Martínez es muy bueno!

Me supongo que has leído como hermana y hermano?

Mike dijo...

Lo prometido es deuda!...me estoy filtrando hasta tus posts mas vetarros por que quiero leerlo TODO jaja

"Cuando sepas hallar una sonrisa"

Yo recité eso como en 5° o 6° de primaria...me acuerdo clarito como llegué con mi madre a pedirle ayuda por que...me habían pedido recitar algo! ¿qué voy a hacer?, mi jefa lo sacó del baúl de sus recuerdos, claificándolo como uno de sus favoritos y ahí estaba yo...valiente niño de 10-11 años frente a lo que parecían 3 estadios Aztecas repletos y seguramente no pasaban de 30 compañeros + la maestra...que pena me dió! y que apretón de tripas para hacerlo...pero lo logré...gracias por una memoria buena en en estos días de caos.

Se produjo un error en este gadget.