domingo, septiembre 05, 2004

Ahí estuve...

Dos veces he estado ahí. Dos veces me enamoró su exquisito perfume. Me transporto a este lugar y siento ya la tibieza del aire. Mis sentidos se llenan de vida. La sensibilidad es evidente. La música es vida. El mar es vida. El caos es vida. El mulato y el blanco en armonía, como si el apartheid nunca hubiera existido. El olor tan singular del tabaco. La visión de un tanque que adorna una Universidad. El azul turquesa de un mar que ha sido testigo de cuentos de piratas. El machete en la mano en tiempos de zafra. El despojo del todopoderoso con bandera de rayas y estrellas. El médico argentino que vive en el inconsciente colectivo. El superhombre que espera que la historia lo absuelva. Así es La Habana, una ciudad diferente a todas las demás.

Amaya

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.