lunes, junio 06, 2005

¿Incoherencia política?

La presidencia de la República acaba de revelar el rechazo a la nueva propuesta de la Organización de Estados Americanos (OEA), dirigida por el chileno José Miguel Insulza.

El debate dentro de la Organización se centra en una futura vigilancia de las democracias del continente y la postura de México es negarse a cualquier modalidad de tutelaje.

¿Cómo explicar la postura de México?

Recordemos que hace poco ocurrió un episodio "incómodo" en la diplomacia mexicana cuando el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, sostuvo una competencia difícil con José Miguel Insulza para ocupar la Secretaría General de la OEA. Dicha competencia provocó cierta tensión en la relación de México con los países de Sudamérica y puso en evidencia, una vez más, la marcada dependencia de nuestro país frente al gigante estadounidense.

La respuesta de México puede ser el reflejo de la pasada competencia en la OEA. Puede ser un berrinche como los que acostumbran hacer algunos políticos, una reacción visceral como muchas otras de las que hemos sido testigos.

Es cierto que resulta indispensable analizar profundamente la propuesta de la OEA, no podemos dar un "sí" sin haber llevado a cabo una reflexión que contemple tanto los pros como los contras; sin embargo, el hecho de rechazar automáticamente dicha supervisión, presenta, desde mi punto de vista, una gran incoherencia en política exterior.

Si México está realmente comprometido con la democracia, ¿cómo es posible que acepte la visita de observadores de los derechos humanos y al mismo tiempo negar cualquier posibilidad de vigilar a las democracias con el fin de evitar el surgimiento de nuevas dictaduras en nuestro continente?

¿No ha sido esta supuesta "apertura" a la democracia la victoria más grande de este gobierno? "Si se está libre de pecado, ¿por qué tanto miedo?", reclama el foxismo al gobierno cubano al negarse a aceptar la visita de los observadores internacionales. ¡Qué ironía!

Habrá que esperar la respuesta oficial de México ante la OEA. Aun así, creo que las declaraciones hechas por el portavoz de Los Pinos carecen de argumentos que respalden la posición de nuestro país. Ojalá que no se trate de un desplante político con el objetivo de poner piedras en el camino del nuevo Secretario de la OEA.

- Amaya

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.