domingo, agosto 21, 2005

Reflexiones de un domingo 21 de agosto

Ya van varias cosas que no me han salido bien últimamente y eso me desgasta mucho. Por más que intento que no me afecte y trato de convencerme de que en realidad son pequeñeces, la verdad es que sí han afectado mi estado de ánimo. Tal vez soy demasiado aprensiva. Además, me salta a la vista el hecho de que si estuviera con el amor de mi vida sería más fácil sobrellevar todos esos contratiempos y disgustos. ¿Qué significa esto? No es como que uno solo no pueda hacerlo. ¿Será que uno se vuelve más dependiente en el plano emocional cuando se está en pareja? ¿Qué tan bueno o malo puede ser esto? ¿Los amigos pueden llenar este espacio? ¿Son mejores que la pareja para apoyarnos? ¿O es simplemente diferente, cada uno con sus cualidades y defectos?

Todas estas preguntas surgieron después de varias sesiones intensivas de lectura. El libro: El Zahir, de Paulo Coelho. Una novela que me ha hecho reflexionar sobre varios temas: el amor, el desamor, el matrimonio, las metas profesionales, los amigos, el ritual de la escritura, la espiritualidad, la historia personal, la familia, el tedio, la renovación cotidiana, el coraje, las cicatrices del pasado, el destino, el amor por la vida…

Hacía mucho que un libro no me tocaba de esta manera.

Este domingo 21 de agosto de 2005 mi mente se convirtió en un torbellino de ideas. Vagas, profundas, retadoras, juiciosas, innovadoras, agobiantes. Ideas diversas. Es impresionante lo que puede llegar a desencadenar un robo. Todo partió de una culpabilidad que no debí haber sentido. Después, la compulsión de escribir y dejar que las palabras fluyan. Una a una. Como una especie de exorcismo. Y luego, leer, leer y leer. Casi sin poder contenerme. Como una obsesión. Mi propio Zahir.

- Amaya

1 comentario:

Anónimo dijo...

Anónimo de las 12:26 pm

Nunk había tenido oportunidad de comentar tus entradas... esta me llamo la atención mucho.

Lamento lo del robo de hace 4 años y el Zahir es uno de mis libros favoritos uno de muchos realmente.

No se si llegues a ver esto, no importa en realidad. Lo que importa son los pensamientos...

Se produjo un error en este gadget.