viernes, mayo 05, 2006

CONVÉNCETE!

¿Por qué Sí López Obrador?

Porque cumplió los 40 compromisos asumidos durante su campaña política como candidato para Jefe de Gobierno del DF e incluso realizó más acciones de las planeadas originalmente.

Porque como Jefe de Gobierno del DF promovió nuevos derechos sociales, algunos de los cuales logró elevar a rango de ley con la aprobación de la Asamblea Legislativa, como el caso de la Pensión Universal Alimenticia para Adultos Mayores, la entrega de útiles gratuitos a los alumnos de instrucción básica inscritos en escuelas públicas de la capital y el Programa de Apoyo a Personas con Discapacidad.

Porque durante su administración en la Ciudad de México se realizaron 126 mil acciones de vivienda, que constituye un programa cuya magnitud no se registraba desde la época en que se tomaron medidas para resarcir los daños causados por los sismos de 1985. A través de esta acción de gobierno, la gente de escasos recursos puede hacerse de una vivienda digna en el Distrito Federal a precios que no ofrece ninguna otra dependencia pública ni la iniciativa privada.

Porque impulsó la construcción de 16 escuelas preparatorias públicas en las zonas más pobres del Distrito Federal.

Porque fundó la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, que con la construcción de su sede principal en la zona de Iztapalapa, una de las más pobres de la Ciudad de México, tiene capacidad para atender a 10 mil estudiantes. Este hecho cobra gran relevancia porque hacía 30 años que no se creaba una universidad pública en el Distrito Federal.

Porque impulsó al sistema de salud, mejorando y ampliando la infraestructura ya existente, y construyendo nuevas instalaciones modernas y con los últimos avances tecnológicos en la materia, como un Hospital de Especialidades en Iztapalapa, lo cual destaca también porque desde 1986 no se abría un hospital público en la capital.

Porque durante su gestión la Ciudad de México se sitúa como primer lugar nacional en construcción de obra pública, capta la mayor parte de la inversión extranjera en el país y se convierte en la capital de los acontecimientos artísticos, culturales, deportivos y religiosos.

Porque durante su periodo de gobierno los empresarios ponen en marcha en la ciudad proyectos de industrias, hoteles, comercios, oficinas corporativas, escuelas, hospitales y vivienda que suman 15 millones 539 mil metros cuadrados de construcción, con una inversión estimada en 92 mil 478 millones de pesos que generan alrededor de 658 mil empleos directos e indirectos.

Porque tan sólo en 2004, de la inversión destinada a la industria de la construcción en todo el país, el Distrito Federal participa con 22.2 por ciento, lo cual en los hechos se traduce en la construcción del Segundo Piso de Periférico, que es una obra cuya magnitud no tiene precedente en México y una de las construcciones viales más importantes del mundo.

Porque impulsó el rescate del Centro Histórico, que durante su gestión alcanza la recuperación de 37 manzanas, incluyendo el retiro del comercio en vía pública y la disminución de la incidencia delictiva hasta convertir esa zona incluso en la más segura de la ciudad.

Porque durante su gestión, se recuperó el Corredor Reforma y la zona de la Alameda Central, que era un área abandonada desde los sismos de 1985 y donde ahora se disfruta la Plaza Juárez, sitito donde ya operan las nuevas sedes de la Secretaría de Relaciones Exteriores y del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, y donde se rehabilitó también el histórico ex templo de Corpus Christi.

Porque sin aumentar impuestos ni derechos en términos reales logra que los ingresos propios de las arcas del Distrito Federal se incrementen a un ritmo promedio de 1.3 por ciento anual, que significa un recaudación de 10 mil millones de pesos más.

Porque durante su gestión, la deuda capitalina mostró un crecimiento promedio de 3.3 por ciento, que es un índice muy por debajo del crecimiento de 54 por ciento registrado de 1994 a 1997, y del 18 por ciento observado en el periodo de 1998 a 2000.

Porque la administración de López Obrador recibió una deuda de 37 mil 834 millones de pesos y al cierre del primer trimestre de 2005 ésta se ubica en 41 mil 914 millones. Este aumento es muy inferior a lo registrado en gobiernos, pues en el periodo 1994-1997 la deuda sube de 5 mil 786 millones a 20 mil 617 millones, y de 1998 a 2000 crece de 30 mil 19 millones hasta 34 mil 517 millones de pesos.

Porque durante su gobierno, organismos internacionales como Fitch, Moody´s y Standard & Poors dan la máxima calificación positiva a la capacidad financiera de la ciudad, al otorgar a la deuda capitalina el rango triple A.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.