martes, noviembre 25, 2008

Surrealismo puro: la boda del Juanemilio

Así es señores, el cachetón POR FIN se casó y los que ahí estuvimos nos pellizcábamos una y otra vez de pura incredulidá... La boda fue en Cuerna en unos jardines de lujo (¿por qué demonios no tengo ni una foto de los jardines? ¿POR QUÉ?) y la verdad es que nos divertimos como enanos. Lo mejor de todo fue haber visto a Gore, Miriam, Jorge, Yosú, Chuchito, Ana y Mau, así que el repaso del anecdotario juanemiliano fue bastante prolífico. Algo así como:
1. ¿Se acuerdan cuando Juanemilio se comió los jitomates enteros en la torta?
2. Nooooo! Y cuando le dijo al poli que era el mismísimo Edgar Allan Poe...
3. O aquella vez que puso un pajarito muerto en la mochila de Tyrson!!
4. ¿Qué tal ese día que nos sirvió la lechuga con un pedazo de tierra?
4. ¡Qué bárbaro! Pero nada se compara cuando le robó su pollo guisado con espagueti al albañil borracho que se metió a la fiesta...
Hay tantas bellas historias del Juanemilio...


Aquí, haciéndole honor a sus cachetotes...


Ya de salida y bien casados, Pau y Juanemilio, ¿verdad que no duele?

El reencuentro: Gore, Miriam, Juanemilio y yo, (sniff, sniff!)

Mi trasero a punto de arrollar al fotógrafo con mi famoso paso de guaguancó (¿de qué se ríe Alex?).

Aquí, antes de que Gore y yo sufriéramos fracturas de rodillas y cadera por andar buscando a Miriam en la oscuridá del jardín. Los años no pasan en balde...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buen angulo, la hubiera tomado un poco mas abajo

Amaya Marichal dijo...

jajajaja!

ANónimo, ¿quién eres?

:)

Anónimo dijo...

Lo sabia!!!!!

Ahi esta la caderona ardiente!!!!!

Se produjo un error en este gadget.