lunes, marzo 09, 2009

La cosa más rara

Hace algunos años, el que era mi novio en ese entonces me regaló un anillo de plata que me encantaba. No lo soltaba, aunque se me hincharan los dedos, pero no sé porqué un día lo perdí. Lo busqué en todos los lugares en los que seguramente podría haber estado: en las bolsas de mis pantalones, en el bote de las galletas, en las latas de cerveza, en el escusado, en el horno de microondas, en la caja de herramientas, en el cabello de Pável y nada. El anillo simplemente había desaparecido de la faz de la tierra.
Pasaron los meses...
Un día, unas amigas y yo planeamos un viaje y decidimos rentar un coche para disfrutar el paisaje y andar a nuestras anchas. Como era nuestra primera vez en una aventura con coche rentado extremamos precauciones: "Ahora sí, todas pónganse el cinturón!"
"¿Listas?", preguntó Ana Sofía. Híjole no, todavía no, faltaba yo. Es que no encontraba la otra parte del cinturón. Seguramente estaba enterrado en el asiento, así que metí la mano para buscarlo...
Cosa más rara caballero!!! En vez de sacar el cinturón (que jamás salió) encontré el anillo que se me había perdido! ¿Qué demonios hacía ahí?
Que alguien me explique...
- Amaya

9 comentarios:

PANCHIN! dijo...

sera el de la pelicula el señor de los anillos?...o sera que se lo robo smegol....quien sabe...

salud os!

Anónimo dijo...

si que está raro, cuando te lo expliquen nos avisas que pasó.
un caso para la araña. jajaja.

Suna Alvarez dijo...

Este un caso para Jaime Maussan!!!!
Tiruriru riruriru!!!

Anónimo dijo...

Paso 1. Usar la técnica del tehuacán con las amigas, empezando por Ana Sofía. Si esa falla probar un poco con recursos menos ecológicos: Toques eléctricos.

Paso 2. Si no se obtiene confesión directa consultar a la tal Amira (Ver su teléfono en algún canal televisivo)

Paso 3. Si todo lo anterior falla, no hay otra que atribuir el hecho a un mensaje sobrenatural o divino, en cuyo caso puede ser que estés fuera de tiempo para interpretar tal mensaje.

E.

Amaya Marichal dijo...

Está raro, no???

y qué risa con eso de la técnica del tehuacán... no creo que funcione porque realmente creo que mis amigas estaban igual de sorprendidas que yo... Y eso de los toques eléctricos, mmmmhhh, quedé curada de espanto con mis terapias!!!

Al final me quedo con lo del mensaje divino... a destiempo! jaja

:)

Anónimo dijo...

no sera que alguna de tus amigas lo metio ahi?

Amaya Marichal dijo...

Híjole, realmente no creo!! Ya habían pasado MESES... Luego, cómo iban a saber que nos iban a dar ese coche... y luego, cómo iban a saber que yo iba a meter la mano ahí?? Y por qué demonios traían cargando el anillo para hacer la "broma" en ese momento??

Ay, no sé... son muchas incógnitas, no?

Anónimo dijo...

Cierto comportamiento puede ser predecible, meter la contra del cinturón pudo ser el anzuelo...
Insiato en usar el tehuacán de la verdad jajaja

E.

Amaya Marichal dijo...

¿y cómo explicar que la contra del cinturón no estaba?? Y que todas nos subimos al mismo tiempo al coche! ¿En qué momento quitaron la contra del cinturón y planearon que fuera yo la que se sentara ahí?

Buaaaaaaa

Se produjo un error en este gadget.