viernes, agosto 07, 2009

La maldita depresión

Ha habido 2 momentos en mi vida en los que me he sentido tan deprimida que casi no podía reconocerme. 

El primero de ellos fue la etapa que viví en Montreal con el clima extremo, la soledad, la inestabilidad afectiva, la falta de rumbo, los choques culturales, la constante sensación de ahogo y la tortura de una tesis de maestría que no veía fin. Sentía que mi vida era gris, como el invierno de Montreal... 

En ese momento traté de enfrentar todos esos "problemas" y superar la crisis, pero en vez de eso, decidí alejarme, huir, regresar a México y comenzar desde cero una nueva etapa de forma más libre y renovada. No puedo decir que fue la decisión más inteligente, pero sí me hizo sentir mucho mejor. Renació la fe que tenía en mí y de pronto comencé a ver la vida a colores. 

El segundo momento de depresión lo viví cuando empecé con la parálisis.  El punto más terrible fue hace poco más de un año cuando estaba llevando una terapia en Coatza, justo antes de venir a Guadalajara.  Fueron los peores días de la enfermedad en el aspecto anímico. Estaba realmente enojada. Con la vida, con los doctores, con mis amigos, con mi familia, conmigo misma... 

Hoy me sorprende que el hecho de enterarme del cáncer me haya asustado, pero al mismo tiempo me haya dado una reconciliación conmigo. Todavía tengo algunos bajones, pero esa rabia que sentí todo el año pasado se ha ido disolviendo poco a poco. No puedo permitir volver a autocompadecerme de esa forma... 

En cierta forma me arrepiento de todo el tiempo que perdí teniéndome lástima. Toda esa energía perdida que pude haber utilizado para tantas cosas increíbles. Como dice Ernesto PC, "hay tanto por leer, y tanto por ver, por escuchar, por crear..." Y en ese sentido este año ha sido muy diferente.

No sabía cómo describirlo exactamente, pero en la conferencia que fui ayer en el ITESO, el psicólogo Luis Oggier lo dijo perfectamente usando las palabras de Facundo Cabral:

 "El que se deprime, se distrae de la vida"

Y la vida es lo único que tengo... 

Amaya

12 comentarios:

Ernesto PC dijo...

Puf... no sabes cómo me ha llegado esta reflexión que haces. Justamente atravieso por diversas razones uno de esos periodos donde la tentación de deprimirse está a la orden del día. Los motivos importan poco, baste decir que la mayoría estaría de acuerdo en que se trata de motivos comprensibles (no me gusta pensarlos como "válidos", en todo caso, comprensibles).

Y efectivamente, no se vale distraernos de la vida... muchas cosas tenemos —aunque a veces no las veamos— para mantenernos atentos. Y además de tanto por hacer (leer, ver... crear), hay tanta gente con quien compartir. Es algo que curiosamente he venido a redescubrir por los medios menos esperados. Te mando un abrazo afectuoso como siempre con cariño y admiración. Nos seguimos leyendo por aquí (y por el Twitter, claro!).

:)

PD. Gracias en verdad por la cita. Es un honor ser citado por una blogstar como tú ;)

Anónimo dijo...

…hay que vivir al máximo cada momento…
Este ensalmo me encanta y lo comparto contigo creo que lo deberíamos tener dentro de nuestras oraciones:
“Yo……...., me comprometo a vivir con intensidad y regocijo, a no dejarme vencer por los abismos del amor, ni por el miedo que de éste me caiga encima, ni por el olvido, ni siquiera por el tormento de una pasión contradecida. Me comprometo a recordar, a conocer mis yerros, a bendecir mis arrebatos. Me comprometo a perdonar los abandonos, a no desdeñar nada de todo lo que me conmueva, me deslumbre, me quebrante, me alegre. Larga vida prometo, larga paciencia, historias largas. Y nada abreviaré que deba sucederme, ni la pena ni el éxtasis, para que cuando sea vieja tenga como deleite la detallada historia de mis días”

Chanchamito dijo...

Padezco una enfermedad que bien podría ser el pretexto ideal para deprimirme, pero llevo tiempo resistiéndome, la depresión a veces pareciera que me alcanza, pero termino siendo más rápido que ella.

Confía en Dios!!! Recupera completamente tu fe!!!

Ausländer dijo...

El velo negro (como llamaba yo mi depresion) fue la experiencia mas horrible de mi vida. Me llevo a pensar que nunca mas saldria de ahi y que no valia la pena seguir sufriendo. La tristeza ahogaba mi existencia y mi deseo de vivir se me escurria en cada lagrima.

Tambien di media vuelta a una vida donde pense que el exito economico era lo mas importante. Me perdi y no me hallaba a mi mismo. La soledad solo hacia mas fuerte mi deseo de querer acabar el sufrimiento. Senti que estaba poseido por un perfecto extrano y que nunca mas me volveria a encontrar. Era el principio del fin. Nunca mas iba a poder sonreir. Cada dia, hora, minuto y segundo era una lucha terrible el poder hacer cosas tan simples como darte una ducha o aun comer.

Con el paso del tiempo, los antidepresivos y una persona que me apoyo mucho, me ayudaron poco a poco a salir.

Es curioso como no te das cuenta que el velo se ha levantado sino hasta que dejas de ver el camino a tus pies y levantas la vista y ves el horizonte.

Entiendes que el concepto de felicidad que hollywood, la religion, los mercadotecnistas, etc... no existe. Mi idealizacion de la felicidad simplemente no existia y comence a ver las cosas como son. Y me agrado, muchisimo.

Sigo por la vereda, sin embargo ahora, en lugar de pensar en el lugar a donde voy, mejor me dispongo a disfrutar del camino.

Gracias por compartir tu experiencia :)

La "Y" dijo...

Querida Amaya, la manera en que ahora ves tu vida, pienso que es el principio de la sanación. No sé, yo creo que a todos nos llegan ese tipo de situaciones para valorar el regalo tan grande que tenemos frente a nosotros:LA VIDA...cuántas veces nos hemos dedicado mas a enriquecer al cuerpo que al alma, cuántas veces pensamos estúpidamente en el cambio que dará nuestro cuerpo al cumplir los 30, 40, los 50 y decimos:¡que horror ya voy a estar vieja, se me van a colgar los cueros, o las arrugas destrozarán mi cutis¡¡¡¡ grrr, en vez de decir qu echingón, asún sigo viviendo, vale madre si engordé, si perdí mis curvas o si las patas de gallo han aparecido......Y es muy cierto lo que dice Ernesto, deberíamos estar agradecidos por poder seguir leyendo, creando, imaginando...y de poder seguir haciendo todas esas cosas maravillosas que se pueden hacer mientras nuestro corazón siga latiendo.....
Gracias por compartir tus experiencias, buenas o malas, creéme que influyes positivamente en muchos de nocotros. EL MUNDO SEGÚN AMAYA, continúa, sigue creciendo, fortaleciéndose, regenerándose.....la críticona incorregible, fanática del equilibrio, apasionada de los libros, viajes y el d-e-s-m-a-d-r-e...muy pronto podrá decirle al mundo que también es una sobreviviente apasionada del simple hecho de seguir viviendo¡¡¡¡¡

Con mucho cariño

La "Y" dijo...

uhmmm bueno creo que lo último sonó ligeramente redundante jaja...besos lokis¡¡¡

Anónimo dijo...

he pasado por momentos de depresión como creo que lo ha hecho muchísima gente, y como dices es tenerse lástima una misma, creo haberlos superado, ayuda mucho el amor, muchísimo más el amor que debemos aprender a tenernos a nosotras mismas, y cuando tenemos eso adquirimos muchas cosas más, deberíamos dar gracias por tener cada segundo de vida y poder disfrutar de la creación, del mar, del viento, del sol, de la lluvia, del sonido del canto de los pájaros, de los olores que seguramente nos recuerdan millones de momentos agradables los más, que gusto que ahora VIVAS y que lo hagas plenamente, por favor sigue escribiendo, soy una de tus muchos admiradores, y gozo además de todo lo anterior ,de poder seguir tus patoaventuras y todo aquellos que nos relatas, rio y lloro con lo que te pasa, pero siempre me siento muy cerca de tí.
gracias y continúa con tu tratamiento, creo que vas por muy buen camino, sigue así tan positiva y como dice la y iniciaste ya el camino de la sanación y pronto podrás decir que eres una sobreviviente . Creo que ahora verás la vida con más pasión y amor, que encontrarás la fé que dices que te falta, a partir de ese amor por tí misma y por la vida serás más plena y madura.

Anónimo dijo...

hola!encontre tu blog x casualidad y creeme q cuando lo empece no pude parar pues me encanto la naturaleza con la q describes las cosas,situaciones etc,te felicito x la manera en la q enfrentas esta delicada situacion y x las ganas q le pones a la vida,felicidades

brenda gallardo santopietro dijo...

hola!en el anterior comentario no pude poner mi nombre pero bueno aqui esta,me da gusto saber q no soy la unica porteña en el d.f.,y ademas darme cuenta q tu esposo es una persona q conozco,aunq poco pues trabajamos en caminos y puentes y tenemos un amigo en comun,por otra parte admiro la fortaleza con la q enfrentas tan dificil momento y la originalidad y fluidez con la q describes tus estados de animo

Anónimo dijo...

Osea que como quien dice eramos un par de deprimidas en el italian coffee,jajaja, porque yo tambien estaba muy depre por esa època , creo que fue en julio o agosto nop, de hecho ese cafè y la ayuda de toda mi gente y mis amigos me ayudaron a ver todo de otra manera y ahora ya deje atràs una de las etapas mas horribles de mi vida, y en efecto todos tienen razòn ahi es donde te das cuenta que lo material no vale, que lo que tienes alrededor y la vida en si hay que disfrutarla, no pensar en el mañana y vivir feliz hoy llenàndote todos los dias de energia y actividad para no volver a caer en ese estado, que bueno que pienses asi ahora a ver si nos volvemos a ver ya sin depre no? cuidate mucho,eres digna de admiracion por esos pensamientos y la manera tan fregona de escribir que tienes

Anónimo dijo...

Como comentan los demas, en algun punto todos pasamos por una depresion por una o por otra razon, sin embargo lo importante es buscar los medios para poder salir de ella, y sobretodo buscar las fuerzas desde el fondo de nuestro ser, porque aunque nos den todas las herramientas para superarlas sino ponemos de nuestra parte no lo lograremos.

La vida es solo una, y que mejor que disfrutarla y no perder el tiempo en cosas que mas adelante nos arrepentiremos, sobretodo porque el tiempo pasa y no perdona, yo lo vivi cuando recien nacio mi hijo, la "famosa" depresión post parto, fue dura sobretodo porque te enfrentas a algo que no sabes como controlar y donde te cuestionas, te culpas y culpas a los demas, poco a poco sali de ella.

Sin embargo, algo que puedo admirar de ti despúes de tantos años sin vernos, es que mantienes esa luz que ilumina el lugar donde te presentes y aún cuando físicamente no te encuentres, sino con tus palabras en este blog, haces que muchas personas tengamos ese deseo de luchar por tener una vida mejor, la cual no significa que sean cosas materiales, sino tener a nuestros seres queridos, valorarlos y amarlos por sobretodas las cosas. Y lo mas importante amarnos a nosotros mismos por sobretodas las cosas.

y tu lo tienes, tanto por tu familia como por tus amigos, acercate a Dios y el te ayudará a ver las cosas de otra manera, y recuerda que el nos pone pruebas en el camino para hacernos mejor personas y ser mas fuertes en esta vida, que como te mencione es solo una, pero muy dura.

Un abrazo y sabes que te deseo lo mejor de lo mejor.

S. Sangabriel

Rafael dijo...

Oye? Quien es el autor de este ensalmo. Saludos. Gracias

Se produjo un error en este gadget.