martes, agosto 11, 2009

Los tres compadres

Siempre he tenido algo de tomboy, no sé porqué pero a la hora de estar entre cuates toda la vida he buscado más a los niños que a las niñas. Esto no quiere decir que no tenga amigas mujeres, para nada. Simplemente que a la hora del desmadre, en general, los hombres me hacen reír más que las viejas...

Ahí están por ejemplo Saúl y Josué en la primaria. Eran mis mejores cuates. Siempre andaban inventando apodos y haciendo chistes de todo. Me la pasaba bomba con ellos. Es más, todavía tengo por ahí las cartas del Josué con sus chistes de Don Pimpirulango que me mataban de la risa. ¿De dónde demonios sacaba todo eso? Y luego el Saúl inventando canciones que rimaran con mi nombre... todavía lo tengo amenazado para que no las ande cantando en público, jojo!

En la secundaria fue un poco diferente, pero igual siempre tuve amigos con los que me la pasaba chido. Con Aguilera, por ejemplo, hacíamos carreritas a la hora del dictado (jojo, qué ñoños!). Alexis, también era de lo más divertido y siempre me andaba cambiando los corazones de mis libros que decían "Alex y Amaya" por "Alexis y Amaya", juju!! ¿Qué habrá sido de ellos? Luego me hice amiga del Reyna y lo mejor era llegar los lunes por la mañana y platicar por horas de lo que había pasado con los Caballeros del Zodiaco, juaaaaaarr! Además, el Reyna se convirtió en mi confidente de secundaria y sabía todo de mis amores imposibles. Ahhhhh qué tiempos aquellos!!

Y qué tal Pepe León en tercero de secundaria? Al principio me chocaba y creía que era de lo más odioso, pero luego nos hicimos cuates y los días eran de puras carcajadas con él. Hasta me grabó un cassette con todas sus frases célebres, jaja! Y luego Blanquirris, que ostentaba el título de "Amigo del Pueblo", siempre era súper relax platicar con él, ir a su casa... Ahhh, cuando le escondimos la mochila de color indefinido, tssss.... Y cuando nos poníamos a jugar volley, sniff, sniff...

Ah, pero creo que lo mejor de lo mejor fue la mancuerna Héctor y Marvin en la prepa. No, no, no... yo los ADORABA! Todavía me acuerdo cuando Marvin se lanzó de candidato para Rey Feo de la Alemán, jajajajaja¡ Su traje de "Sperman" fue lo máximo!! Me divertía como enano con ellos, y más en tercero de prepa cuando Héctor se sentaba a mi lado y Marvin justo atrás de mí.

Cuando entré a la carrera Lalo Rabadán fue mi hit. Era de lo más criticón y burlón e inmediatamente me cayó súper bien. Siempre se andaba riendo de mi carrera y de los nombres de mis clases: "Escenario Regional de Medio Oriente y África con islas circunvecinas y anexas, S.A. de C.V." (síiii, ese tipo de materias llevaba yo, y qué, y qué?) Era uno de mis cuatísimos de residencias y creo que fuimos a toooooooodas las fiestas juntos. Además hablábamos hoooooras por teléfono y yo siempre me quejaba de mis caderotas con él, jaja!

Luego me empecé a llevar con Oscar Melchi y el terrible Erick. Ese par no me dejaba estudiar nunca, jaja! Lástima que el "Ebrick" reprobó todo lo que podía reprobar y se nos fue de Monterrey... ahhhh, pero llegó Iván y ptsssss nos convertimos en los tres compadres. Cuando estaba con ellos, yo dejaba de ser vieja para ser uno de los cuates, jaja!

Entonces me fui a Francia y conocí a una de las personas más chidas que he conocido en mi vida: ANGELO. Un italiano con alma de mexicano (neta!!), que me enseñó muchas groserías en su lengua natal, jaja! Un niño súper bueno con el que me encantaba platicar porque era de lo más divertido y ocurrente y además su familia y sus amigos nos trataron como reinas a Irene, Karla y a mí cuando fuimos a Palermo.

En Francia también me tocó conocer una de las mentes más retorcidas de la historia de la humanidad y que se convertiría en uno de esos cuates de antología: JUANEMILIO, muahaha! Este personaje de enormes cachetes ha cometido una gran cantidad de fechorías de lo más chistoso que uno pueda imaginar... Y lo único malo es que nunca sale de Cuernavaca y que hace mucho que no comparte sus caras de gárgola con el resto del mundo...

Nada más de pensar en estos cuates tan chidos que he tenido me pongo de buenas. Lo mejor sería reunirlos a todos para mi cumple... Buenísimo! Mientras, me conformo con el mail y el msn, aunque a algunos de ellos les perdí la pista...

Amigos, donde quiera que estén les mando un abrazo enoooorme!!

Amaya

4 comentarios:

Miriam dijo...

je vais faire pipi, mammmacita, guacala que pooollo

Josuè dijo...

Afirmativo, Pimpirulango tenia 1,000 años, pero se quitaba 3 para parecer mas joven. No mames, inches tiempos no?? De lo unico que me lamento, es de haber guardado solo dos fotos de aquellos tiempos ( en una , sales con copetin y blusa con megahombreras tipo locomia, jajaja) y no haber podido quedarme con fotos de la excursion.

Siempre es un placer pasar a tu changarro a leerte, recibe un fuerte abrazo y q bueno que no se pierda el contacto de viejas amistades en este viaje loco que es la vida.

Salud! os

saul dijo...

y pues hay que terminar lo que se empezo, y la cancion dice jejejejj

no cabe duda de que la ameneza esta presente asi amaya entro con nosotros a partir de 3ro de primaria venian de otro salon y ya saben se adapto bien jjjej
huyyy historias hay muchas 4 años juntos de la primaria y si es cierto no encuentro mis fotos de la excursion, ni de las fiestas en casa de ana laura o las fiestas de fin de curso ya sabes que te aprecio mucho y te envio un saludo desde coatza

una pista una pista tu crees que todavia pasan los dinoplativolos en la tele jejejejej

Lau dijo...

vaya!!! ahora me siento normal...yo también puedo decir que siempre mis mejores amigas has sido niños....(weird ah?) aunque no falta uno q otroo desorientadon q se nortea y te vuelve el amor de su vida y tu ni al caso y la pseudoamistad bye

Se produjo un error en este gadget.