martes, marzo 23, 2010

Imperdonable

Lo que sucedió en el Tec hace apenas (y a penas) unos días es algo que me ha rebasado. Me duele. Me indigna. Me da rabia. Me frustra. Me parece increíble... No sólo porque se trata de estudiantes. No sólo porque eran excelentes. No sólo porque estudiaban posgrado. No sólo porque es mi Alma Mater, sino también porque es un hecho que se ha venido multiplicando con gran rapidez en distintas ciudades de México. Gente inocente muriendo a causa de una violencia sin sentido. Declaraciones tontas y cínicas de quienes supuestamente defienden el Estado de Derecho en este país. La imperante y omnipresente impunidad a la que ya estamos acostumbrados.


Me da tristeza.


Y pensar que cuando estudiaba la carrera era cosa de todos los días caminar dentro del Campus y sus alrededores con toda tranquilidad, topándome a las 2 am con estudiantes que, al igual yo, confiaban en la seguridad que les brindaba ese mundo de cristal.


Y yo que creía que ese era un oasis de libertad...


Pável está allá. Y me pesa que le haya tocado vivir ese episodio tan cerca. Sus palabras delatan hartazgo:



Sí Chava, sé cómo te sientes o cuando menos es una sensación similar. El domingo pasé por esa entrada y sentí una vibra muy extraña e incómoda. Al igual que todos me imaginé que pudo haber sido cualquier conocido; fue sólo una cuestión de tiempo y lugar que provocó que la desgracia fuera para ellos.


Hoy estuve en el jardín de las carreras y al ver las fotos de nuestros compañeros me quebré. Fue una impresión muy fuerte y no pude con ella.


No he podido dejar de pensarlos, pero mi impotencia es más grande al saber que esos malnacidos se salieron con la suya; lo más seguro un par de desgraciados que no han de saber ni leer y que arrebatan al país de la poca gente dispuesta a trabajar, porque sólo saben hacer eso: joder a la gente buena. Hasta una patrulla los ha de haber recogido, y mientras tanto dos jóvenes muertos en una escuela: así de podridos estamos. En múltiples ocasiones hemos sido testigos de noticias horribles tanto en tierra ajena como en la propia. Estamos hartos desde hace mucho y no es la primera vez que mueren estudiantes, inclusive más jóvenes que nosotros, a manos de estos cretinos.


Lo repetiré hasta el cansancio: primero me pegan un tiro a que vea yo el día en que estos parásitos terminan de tomar el país. Nuestros padres, nuestros abuelos y los héroes que nos dieron Patria han cuidado este suelo con sus ideas, con su trabajo y sacrificando su propia integridad. Que ni crean los muy idiotas que vamos a manchar la memoria de todos ellos y olvidar la sangre antes derramada, mientras contemplamos cómo hunden al país en unos años. Y no me refiero solamente a los pistoleros sino a los altos mandos que disponen de completa inmunidad y hacen y deshacen con la mano en la cintura. Es nuestro turno de plantarles la cara y que vean que no vamos a ceder ante su doctrina de miedo. ¡Simplemente no lo vamos a permitir! Nos dejan vivir en paz y punto ¡No es negociable!

5 comentarios:

Luigi Pastrana dijo...

Como Ex-a-Tec me uno a tu comentario. Ante la falta de garantía de brindar seguridad a la ciudadanía, lo que pasó en las inmediaciones del Tec pudo y puede pasar en cualquier punto del país.

ErnestoPC dijo...

+1

*abrazos*

Anónimo dijo...

Bien lo comenta tu hermano que el sentimiento no es extraño, así hemos estado y se ha incrementado confirme transcurre el tiempo. El golpe más duro es ese: saber que por donde caminas, en donde estás o a quien conoces tuvieron lugar ó fueron víctimas de cosas que ni siquiera nos imaginamos. Tú lo dijiste: un mundo de cristal.

De la misma manera, creo que analizando nuestra propia conducta y eliminando prácticas que ya con inercia (mordidas, tráfico de influencias, etc.) podremos abatir esa podredumbre social.

Anónimo dijo...

Me solidarizo con el luto por los muchachos en Monterrey, en Mazatlan, en Juarez, en la mayoria de las ciudades del Pais que padecen este insensato fuego cruzado.
No es posible que continuemos inermes ante tamañas tragedias nacionales, no es posible que en otros paises, Colombia, Estados Unidos, se hagan investigaciones por años sobre organizaciones del crimen organizado, se detengan a gran cantidad de individuos en redadas perfectamente organizadas, sin un solo tiro, se confisquen empresas y grandes cantidades de dinero y nosotros estemos involucrados en matanzas y balaceras sin ton ni son, ya es hora que pongamos un alto a las estupideces que a diario esta cometiendo el gobierno federal, Ya Basta, los jovenes asesinados no merecen terminar sus dias dentro del enorme torrente de sangre alimentado y aumentado en gran parte por la ineficacia, la ineptitud la corrupcion de las autoridades, no es posible permitir que la juventud del Pais siga sacrificandose de esta manera.
Les envio un saludo solidario
rgg

Raptor Plateado dijo...

pobre mexico, tan lejos de Dios tan cerca del narco...

Se produjo un error en este gadget.