sábado, abril 10, 2010

"Estás loca por mí"

Cuando iba en primero de secundaria había un chavo de segundo de prepa que a cada rato iba a mi salón. Pantesiano, como le llamaremos para proteger su identidad, siempre llegaba a primero "B" con su amigo Onésforo y se ponían a jugar futbolito de mesa con mis amigos.

Esos dos eran un par de castrosos que no se cansaban de estar ahí cada que había un receso. Realmente yo no entendía cómo a unos grandulones de segundo prepa les encantara pasar su tiempo con chavitos de primero de secundaria... Me parecía de lo más infantil.

Onésforo, hasta eso, me caía bien. ¡Pero Pantesiano! Arghhh, Pantesiano... Se la pasaba molestándome y burlándose de mí: que si mi cabello chino, que si mis calcetas altas, que si era una nerd, que si mi mochila estaba chistosa, que si no me dejaban ir a fiestas...

Ya no lo soportaba. Además, me chocaba que se creyera el súper galán interesante.

Un día, tenía laboratorio y, como de costumbre, llegó Pantesiano con toda su actitud que me sacaba de quicio. Ese día me acuerdo que estaba más insoportable que nunca. No me dejaba entrar a mi clase y yo ya me estaba enojando así que intenté darle un cuadernazo, pero él alcanzó a agarrarlo, me lo quitó y se lo llevó.

Cuando salimos al receso me entregó mi cuaderno y luego descubrí que había escrito algo en la última hoja. Era un mensaje en letras grandotas que decía:

"Amaya está loca por Pantesiano"

Ahí fue donde me cayó el veinte. ¡Pantesiano juraba que yo moría por él!, lo cual no podía estar más alejado de la realidad. ¡JA! ¿Cómo demonios llegó a esa conclusión?

Cuando me preguntó si había leído lo que había escrito me reí en su cara y le dije que a mí me gustaba otro niño...

Pfff, hubieran visto su cara cuando le dije eso. Maléfica no hubiera sido tan cruel. Y entonces, por primera vez, se me ocurrió que tal vez yo le gustaba. No entendía nada. ¡Ese chamaco se la pasaba molestándome todo el tiempo! No podía ser, ¿o sí? No estaba segura, pero después de ese episodio dejó de ir a mi salón como antes y Onésforo no dejaba de regañarme por haberlo dicho eso a su amigo.

Entonces llegaron las vacaciones de verano...

Entré a segundo de secundaria y ¿qué creen? Pantesiano volvió a la carga, sólo que esa vez algo cambió y nos hicimos novios...

- Amaya

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola amiga!

Anónimo dijo...

.....AMAYA ESTÁ LOCA POR PANTESIANO....

Se produjo un error en este gadget.