martes, mayo 18, 2010

Hace un año

Fue a finales de febrero del año pasado que el Dr. Newman me dijo que a pesar de que los estudios no confirmaban nada, él creía que lo que yo tenía era un tumor maligno. Me acuerdo perfectamente que lo odié por alarmarme, porque juraba que estaba exagerando.

De ese día al 15 de junio pasé por una montaña rusa de momentos de angustia, impaciencia, incredulidad, derrotismo, amargura, confianza, tranquilidad, tristeza...

Los últimos días antes de la operación, lo único que quería era que llegara el momento de la verdad. Me urgía saber qué era lo que tenía (si es que había algo), de qué tamaño era, qué tan maligno podía ser, si era posible quitarlo, si mi cara iba a recuperar el movimiento.

Cuando por fin desperté de la operación y me dijeron que efectivamente era cáncer, sentí alivio, por un lado, pero también una enorme tristeza e impotencia. ¿Cómo era posible que nadie se percatara antes? ¿Pude haber hecho algo para evitar su avance? ¿La operación era suficiente? ¿Qué seguía después? ¿Qué iba a pasar conmigo? ¿Cuánto tiempo de vida me quedaba?

Hoy, a 11 meses de la operación, sólo espero nunca volver a pasar por eso. Y este primer año es clave.

- Amaya

5 comentarios:

La "Y" dijo...

No sé a quien se le ocurrió la frase " Las cosas pasan por algo", pero es muy acertada...si tu parálisis no hubiera ocurrido, quizás no te habrías dado cuenta de la causa original... el sufrimiento fue mucho, pero al final, ganaste la batalla, como toda una campeona.

Yo me pongo a pensar que quizás había una personita en el cielo, que quería ayudar a su mamita, para que cuando le tocara bajar, su mami, la recibiera con todo el amor y salud que ambas se merecen...

Sabes que somos muchas las personas que te admiramos y que siempre le pedimos a Dios por tu salud, él nos escuchó, pero también lo hizo tu pequeña....besos lokis ¡¡¡¡¡

Anónimo dijo...

chiquita de mi alma, ya mas de un año de la primera noticia que tuvimos de un probable tumor maligno, y casi un año de la terrible confirmación, y de todo lo que siguio que nos ha mostrado a propios y extraños tu maravillosa fortaleza y valentía, no olvidemos nada de ello, pero ahora debemos enfocar nuestra atención en disfrutar cada momento de tu embarazo y de esperar la llegada del ser que llevas contigo que es producto de tu amor y de todo eso tan especial que eres y de lo cual él o ella ya llevan consigo además de lo que corresponde desde luego por parte de su papá que no se queda atrás en cuanto a valentía y amor.
los amo.
lin.

Ena Alvarez dijo...

No puedo imaginar lo difícil que pudo ser. Tienes la virtud de transmitir optimismo y fortaleza a través de lo que escribes. Espero de aquí en adelante todo sea mejor para ti.
Tus preocupaciones van a cambiar con la llegada de tu bebé y seguro vendrán más momentos felices que de angustia.
Mis mejores deseos.

Myra dijo...

Sí, cómo cambian las cosas en un año, no? Mira ahora cuánta felicidad!!

Se la merecen =)

bibliobulimica dijo...

espero, igual que tú, que nunca tengas que volver a pasar por eso. Y que de aquí en adelante, venga mucha felicidad ¡enhorabuena por tu embarazo!

Se produjo un error en este gadget.