lunes, septiembre 20, 2004

¿Revolución tranquila en Alemania?

Retroceso político de los social-demócratas. Retroceso aún mayor de los cristiano-demócratas. Progresión de los neocomunistas y neonazistas. Este es el resultado de las dos elecciones que se llevaron a cabo el pasado 19 de septiembre con el fin de renovar los Parlamentos regionales de las regiones de Saxe (Dresde) y de Brandeburgo (Potsdam), en Alemania.

Dichos resultados no representan todavía una revolución pero sí el comienzo de una reestructuración de las fuerzas políticas del país. A partir de este momento, los partidos tendrán que analizar sus propuestas y las estrategias que adoptarán para asegurar el voto y la confianza de la gente. En cuanto a los partidos neocomunistas y neonazistas, tendrán que probar que su éxito no es efímero ni el resultado de los fracasos de los dos partidos tradicionales.

Eso sí, cuidado con los extremismos políticos.

Amaya

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.