jueves, noviembre 29, 2007

Cuando no era capitalista

Dice mi cuate Iván que me he convertido en "una capitalista despiadada", que yo "no era así", que "¿qué pasó conmigo?", etc...
Tal vez ustedes no lo sepan pero yo antes sólo tenía un par de pantalones de mezclilla, criticaba el uso del celular y me rehusaba a comprar uno, me negaba a enriquecer a las tiendas Wal-Mart, no tenía tele, caminaba a todos lados, me hospedaba en hostales de 10 dólares y, además, me sentía hija de la revolución cubana... Pero un día en el antro, me encontré a Aleks, nos miramos, platicamos y... me pidió mi celular!! (Houston, tenemos un problema). Fue entonces cuando comprendí la absoluta necesidad de contar con uno de esos aparatejos elitistas (pensar que ahora ya no lo son!).
Después descubrí otras delicias del capitalismo salvaje, degradante y ultra-enajenante como ser VIP en los antros y en el cine, ir en coche a todos lados, ver 750 canales en Sky, tener celular con cámara, hospedarme en Fiesta Americana, comprar en Palacio de Hierro, y miles de cosas antes me parecían una grosería.
¿En qué me he convertido? ¿Tiene razón Iván? ¿Soy una traidora de los ideales de la Revolución?
- Amaya

1 comentario:

Damien dijo...

Amaya tu post es muy bueno, la verdad es que yo tambien tengo las mismas preguntas con mi mismo.... Porque yo seria un hipocrita de enorgullercerme de no tener coche si por el otro lado me encanta tener amigos que tienen coche para llevarme por todos lados de Xochimilco a La Marquesa por ejemplo.

Pero no pienso que el problema sean las cosas que nos compramos si no en la necesidad que hace que las compremos. A mi me parece que todo depende del uso de esas cosas si es para aumentar sus relaciones sociales, su impacto social, su impacto positivo sobre el medio ambiante no me parece ser un “embourgeoisement”.

Es el complejo del nuevo sofa !!!

Tengo un amigo quien tenia un sofa muy viejito, tan viejito que quien se sentaba adentro se hundia como en una pelota de algodon. Su sofa siempre estaba lleno de amigos por que no le importaban las manchas de cervezas, de vino, no tenia miedo de romperlo durante los partidos estresante de futbol....

Pero un dia este amigo (para satisfacer a su novia siempre lo mismo !!!) compro un nuevo sofa y tiro el viejo. Desde entonces su sofa esta desesperadamente vacio porque no mira el futbol con sus amigos en su casa, no hace fiesta mas en sus casa, porque tiene miedo de hacer manchas o de romperlo.

Se produjo un error en este gadget.