lunes, agosto 31, 2009

¿Terroristas en México?

EL día de hoy sale publicado un excelente texto en la columna de Lydia Cacho en El Universal. Aunque ya tooooodos sabemos que la tortura es una práctica común en México, las cosas podrían agravarse de manera alarmante...

¿Terroristas en México?

Al prisionero se le sometía a ahogamiento fingido 183 veces y se le llegaba a mantener despierto 180 horas. En los descansos, se le amenazaba con asesinar a su familia. El lugar es Guantánamo y los prisioneros tienen nombres árabes. Pero podríamos hablar del futuro inmediato de las cárceles mexicanas. Hace unos días entrevisté a una agente del FBI especializada en justicia restaurativa; al terminar hablamos de las implicaciones del Plan Mérida. Lo más delicado, me dice, es la presencia en México de militares estadounidenses especializados en antiterrorismo. Asegura que en un país como el nuestro, sin estado de derecho, la estrategia de Bush de utilizar técnicas antiterroristas para saltarse las reglas de la guerra tendrían un costo irreparable para la sociedad mexicana.

Pienso en Sami a quien conocí en Oslo hace un par de meses; hombre de 40 años y mirada tranquila convertido en pacifista. Es camarógrafo para la televisora Al-Jazeera. Cuando tenía 36 años, mientras hacía un reportaje, fue encerrado en Guantánamo. Me cuenta los detalles de la tortura y hago un esfuerzo por contener las lágrimas. Entre la CIA y los militares lo interrogaron sistemáticamente. Seis años después sin una sola evidencia de que fuera terrorista, este joven sudanés fue liberado, no sin antes haberle ofrecido, dada su inocencia, que trabajara como espía infiltrado en la televisora árabe.

Ahora está entablando un juicio contra Bush. El pecado del periodista fue trabajar para un medio ajeno al establishment. Sami asegura que si el gobierno afgano hiciera lo mismo con un periodista de una cadena estadounidense, sería secuestro terrorista; si lo hace Bush con un sudanés moreno es justicia en tiempos de guerra, daños colaterales.

La colaboración militar que tan contentos tiene a García Luna y a la Sedena puede convertirse en la gran pesadilla mexicana. Resulta particularmente peligroso en una sociedad tan polarizada como la nuestra, tan racista, tan afecta a aprobar la violencia de Estado como método de impartir justicia. La guerra se nutre de la visión en blanco y negro. Esta guerra de Calderón contra el narco podría desatar ese tipo de interrogatorios: a falta de investigación, “confesión”. El Departamento de Defensa estadounidense creó un manual para sospechosos de terrorismo; un cuerpo especializado de México se entrenará en estas técnicas. Es un hecho que podrán adoptarse estas formas brutales de “interrogatorio”.

Dentro de la Defensa nacional mexicana hay dos corrientes, una es la de mano dura que imitaría el modelo Bush sin el menor inconveniente, otra afortunadamente, es más cautelosa y teme que la fabricación de delitos y los falsos arrestos avalen la injusticia en todo el país. Con la fascinación del secretario García Luna por montar shows televisivos de culpables subrepticios, cargándoles con delitos irrefutables, avalados por el miedo y la ira social, como en los casos de Atenco, de Oaxaca, de Florence Casséz, no quiero imaginar lo que sucedería si se adopta el modelo estadounidense de tortura antiterrorista. ¿Cuántas Marías y Juanes sufrirán como Sami si se aprueban tales prácticas?



¿Será que estamos a punto de entrar en la dimensión desconocida?

Tengo miendo...

- Amaya

2 comentarios:

Josuè dijo...

Muy buen articulo Amaya. Me pregunto si existirán medios mas densos que a) el tehuacanazo con chile piquin. b) Los toques electricos en los web"#$% c) Las violaciones (Y no me refiero, a los derechos humanos) d)Las madrizas de bienvenida y despedida; que son el pan nuestro de cada dia en nuestro chidisimo sistema penitenciario y de investigacion!!?? en nuestro pais??

Salud! os

Anónimo dijo...

Awl f ods s xxx, sex. Vsq z, ahu ivdxoa|iqa bsiidak e sm bd.

Se produjo un error en este gadget.