lunes, noviembre 30, 2009

Juan Pablo (o el demonio hecho chamaco).

El terrible Juan Pablo...
No vayan a creer que estoy hablando del Papa (aunque también fue terrible, pregúntenle a la URSS). Me refiero a mi primo, aquel chamaco del demonio que me hacía la vida imposible cada que mi abuela y yo íbamos de visita a casa de la tía Estela (su mamá).
Juan Pablo era in-so-por-ta-ble. Siempre me estaba molestando y nunca me dejaba jugar con sus juguetes... ahhhh, pero bien que me quitaba los míos. Cuando sus hermanos, todos buena onda, me prestaban el Atari (que en mi pueblo bicicletero todavía no era conocido), él se encargaba de desconectarlo y hacer mil cosas para que yo perdiera. Arrrggghh...
Un día, nos llevaron a un club. Yo tenía como 4 ó 5 años tal vez y no sabía nadar. Y ustedes saben lo que pasa cuando uno de pequeño se topa con una alberca y además resulta que no sabe nadar: Las mamáseses se olvidan de la pena ajena, del buen gusto, de la última moda y de nuestras inútiles súplicas, y nos embarran completamente de bloqueador solar, dejando unas pastas espesas por todo el cuerpo y, no conforme con eso, nos obligan a usar salvavidas de pececitos de colores o cangrejitos con ojos saltones. Cosas terroríficas.
Ni modo...
Así me tuve que ir a la alberca, aunque no duré mucho tiempo porque el caradura de Juan Pablo me volteó el salvavidas y yo quedé patas-pá-arriba tratando de levantar mi cabeza del agua sin conseguirlo... Hasta que llegó una señora que se metió en chinga a la alberca y me salvó de morir ahogada.
¿Y Juan Pablo? Burlándose de mí mientras yo salía llorando de la alberca dejando el agua toda aceitosa del bloqueador untado por mi santa madre...
- Amaya

4 comentarios:

Anónimo dijo...

en verdad me aterra enterarme todas las cosas que te hacía ese niño, y quiero dejar en claro que no me acuerdo de haberte puesto protector solar, quizá tu abuela?.
te quiero.
lin.

Ena Alvarez dijo...

Lamento mucho que hayas tenido que pasar esas con Juan Pablo, pero, sirvió para que nos contaras una anécdota 25 años después.
Ah! y que bueno que te salvó la ñora....
Saludos

María Elena Torres dijo...

Upss!! Cuando vi que Ena hacia un comentario sobre primos malvados me puse a Temblar!! Pero... Uff, no dijo nada que me hiciera parecer a tu primito. Creo que todos tenemos uno así. Saludos.

Ena Alvarez dijo...

Jaja... No te preocupes prima.. Tengo pésima memoria y soy malísima escribiendo...
Además no recuerdo que fueras mala conmigo, pero si un día me acuerdo de algo, lo publicaré

Se produjo un error en este gadget.