martes, diciembre 01, 2009

Diseño

Cuando íbamos en la prepa, a mis amigas y a mí nos gustaba -corrijo, ADORÁBAMOS- hacer carteles chidos para todo tipo de eventos:
  • Que si la Kermés (kermesse es en francés, perdón por decepcionarlos...)
  • Que si el Día de San Valentín.
  • Que si los concursos de poesía coral, de escoltas, de teatro, de...
  • Que si el concurso del Rey Feo (el mejor cartel en toda la historia de los carteles).
  • Que si el cumpleaños de alguien ("Feliz Onomástico Anaya", oh sí, todavía lo guardo).
  • Que si la Navidá y los Santos Reyes...
Claro, como no contábamos con tecnología ni software de ninguna especie, nos valíamos de plumones de colores y hartos caudales de imaginación y chistes locales para al final conseguir un producto con los más altos estándares de calidad y del gusto de todos... Por cierto, ¿quién chingaos se quedó con el cartel para apoyar la candidatura de Marvin?
A mí me sorprendía la cantidad de cosas increíbles que se le ocurrían a Diana y por eso un día que hizo una manta con dibujos de agua salpicada le dije que debería estudiar Diseño Gráfico o algo así y me acuerdo perfecto que me dijo que le encantaría, pero que tenía miedo que su imaginación se le atascara y que sólo se le llegaran a ocurrir puros diseños con agua salpicada, jojo...
En ese momento le di la razón, pero ahora, con la distancia, me doy cuenta que Diana habría sido una genial diseñadora. Yo me pregunto: ¿todavía seguirá haciendo carteles y mantas para ocasiones especiales?
Ojalá que sí...
- Amaya

1 comentario:

Chanchamito dijo...

Muestra fotos.

Se produjo un error en este gadget.