lunes, junio 07, 2010

Impetuoso


De repente la vida se mueve más rápido. Me sorprende esta volatilidad. Hay días que casi puedo escuchar los segundos transcurrir y ahora quisiera un minuto para poder asimilar todos los cambios.

Ya estamos a la mitad del año. ¿Qué pasó con los propósitos? Se acerca la fecha de hacerme los estudios para verificar que no haya una remisión del cáncer. Llevo un poco más de 3 meses de embarazo. Mañana mismo empiezo a trabajar ya con un empleo formal (aunque también sigo con lo del diseño de logos y las bufandas). Tengo muchos libros sobre bebés por leer y mucha información por procesar.

Necesito poner todo en orden y perspectiva. Necesito encontrar un punto, un momento, un lugar para conectarme conmigo misma.

- Amaya


2 comentarios:

Luigi Pastrana dijo...

Al interior de uno mismo está la respuesta a todo. Toda la luz y felicidad para ti Amaya.

Anónimo dijo...

el tiempo pasa rápido, pero esperemos que todo sea para bien.
verás que estarás muy feliz,
paz para tí por siempre.

Se produjo un error en este gadget.