jueves, enero 21, 2010

¡Mañana me operan!

Y creo que después de la operación voy a quedar más o menos así:





Ahí luego les platico...

- Amaya

Whip it!




Muero por ver esta película.

Muero por volver a patinar (on a regular basis).

Muero por soltar un par de madrazos.

- Amaya

miércoles, enero 20, 2010

Libros de texto en las primarias de Alemania

Advertencia: Este post contiene material que puede considerarse ofensivo y no apto para personas de estrecho criterio.

Estas imágenes que me mandó Nohema fueron tomadas de un libro de texto de primaria en Alemania. Allá no se andan con pelos en la lengua. Cuentan las malas lenguas que la cigüeña se suicidó después de verlo...







Si hubiera leído este libro en mi primaria, me habría evitado miles de suposiciones erróneas, jojo.

- Amaya

viernes, enero 15, 2010

Chismógrafo

¿Se acuerdan de los chismógrafos de la secundaria? Bueno, pues me animé a entrarle a su versión moderna en formspring.me y si le dan click aquí podrán ver el resultado.

Anden, no sean rancheros, métanse ahí y pregunten todo lo que quieran...

Y saquen sus cuentas pronto para que yo también les pregunte cosas confidenciales, muajaja.

- Amaya

jueves, enero 14, 2010

Por más que quiero...

Ya empecé con algunos propósitos, pero hay otros que me cuestan mucho trabajo. Eso de no decir groserías es una mamada...

Ay, perdón.

- Amaya


miércoles, enero 13, 2010

Me llamo Amaya y soy adicta

Juro por Dios que me mira (nota mental: no jurarás el nombre de Dios en vano) que traigo síndrome de abstinencia en este mismísimo momento. Y lo peor es que no es al alcohol, como estoy segura que pensará mi santa madre, sino al twitter. Bueno, no, eso no es lo peor. Lo peor es que ya regresé al vicio otra vez y no lo puedo soltar.

El twitter es adictivo. Es poderoso. Es informativo. Es dinámico. Es hipnótico. Es magnético. Es erótico. Es ecléctico. Es didáctico. Es polifacético. Es madrugador. Es desvelador. Es cibernético. Es etílico. Es moderno. Es atractivo. Es vacilador. Es intelectual. Es carismático. Es antropológico. Es prolífico. Es profiláctico. Es tierno. Es rudo. Es bohemio. Es geek. Es un Don Juan. Es... Es...

Una maravilla, pues.

Es más, no sé cómo demonios pude vivir 29 años sin twitter.

Ya me voy. El twitter me llama.

- Amaya

El amor dura tres años


Estoy leyendo "El amor dura tres años" de Frédéric Beigbeder. Es cínico. Es pesimista. Es patético... Confieso que tengo miedo. Voy por la página 23 y ya no sé si seguir leyendo:

"Al principio, todo es hermoso, incluso tú. No das crédito a estar tan enamorado. Durante un año, la vida no es más que una sucesión de soleadas mañanas. Te dedicas a escribir libros sobre esta cuestión. Te casas, lo antes posible. El segundo año, las cosas empiezan a cambiar. Te has vuelto más tierno. Haces el amor cada vez menos y consideras que no es grave. Defiendes el matrimonio delante de tus amigos solteros, que ya no te reconocen. Tú mismo, sin ir más lejos, ¿estás realmente seguro de reconocerte cuando resistes la tentación de fijarte en las señoritas ligeras de ropa que iluminan la calle? Pero el tercer año ya no resistes la tentación de fijarte en ellas. Sales cada vez más: eso te proporciona la excusa para no tener que follar. Pronto llega el momento en que ya no puedes soportar a tu esposa ni un segundo más, ya que te has enamorado de otra. El tercer año trae consigo una noticia buena y una noticia mala. La noticia buena: asqueada, tu mujer te abandona. La noticia mala: empiezas otro libro."

Y usted, ¿qué opina? ¿El amor dura tres años? ¿O cinco? ¿O diez? O para ser más precisos: ¿El amor tiene fecha de caducidad?

- Amaya

Tragedia

Palacio Presidencial en Haití

martes, enero 12, 2010

Objetos fanti-fantásticos

Me gusta el té. Me gustan los libros. Esto es perfecto para mí.

Un control de personas es justo lo que necesito, MUAJAJA: Shut up, do the dishes, hire me, eat avocado, hurry up, take me to Paris NOW!

¡Velitas de bomba! Creo que no podré esperar hasta mi cumple, celebraré mi santo este año.

Ahora sí tomaré harta agua. A mí me dan un vaso con bigote y verruga en la nariz, por favor.

Compraré estas plumas-cigarro y seré la envidia de Aleks.

Amo estos bigotes perrunos. ¿Será que le gusten a la Chepina? Ella ya tiene de sobra.

- Amaya

lunes, enero 11, 2010

Dos pájaros de un tiro

Aleks se encontró esta maravillosa foto en la revista Rolling Stone y yo caí al piso de un flechazo de Cupido.

Así es, dos de mis más grandes amores en la misma foto. What are the odds?

ENJOY.

- Amaya


sábado, enero 09, 2010

Borges: Autorretrato y Reflexiones.


Hace ya varios meses leí un post en el blog de Moleskine Literario sobre un autorretrato del escritor argentino Jorge Luis Borges. Tengo que confesar que lo que ahí vi me sorprendió y, al mismo tiempo, me hizo reflexionar por horas sobre la imagen que tenemos de nosotros mismos y la manera en que los demás nos perciben.

Como dice Iván Thays, la personalidad de Borges salía a relucir en sus escritos, que en cierta forma los podemos considerar como "autorretratos literarios". Sin embargo, si tomamos en cuenta que en este caso se trata de un escritor y no de un pintor, el autorretrato dibujado resulta sorprendente porque, además, Borges lo hizo cuando ya no podía ver.

Al ver el autorretrato de Borges, me llamó la atención la complejidad de las líneas. "Es un laberinto", pensé, como la mente de Borges. Inmediatamente recordé el cuento "La casa de Asterión", escrito por Borges, uno de mis favoritos. En él, el minotauro describe su casa, el laberinto, y se presenta a sí mismo como un ser solitario que se alegra con la presencia de seres que entran a su morada con el objetivo de terminar con la vida del que ellos consideran un monstruo:
Cada nueve años entran en la casa nueve hombres para que yo los libere de todo mal. Oigo sus pasos o su voz en el fondo de las galerías de piedra y corro alegremente a buscarlos. La ceremonia dura pocos minutos. Uno tras otro caen sin que yo me ensangriente las manos. Donde cayeron, quedan, y los cadáveres ayudan a distinguir una galería de las otras. Ignoro quiénes son, pero sé que uno de ellos profetizó, en la hora de su muerte, que alguna vez llegaría mi redentor...

Al parecer, el minotauro tenía una imagen de sí mismo y del mundo mucho más benévola que aquella que tenían los que entraban a su casa...

¿Cómo y cuáles son nuestros propios autorretratos? ¿Conocemos a profundidad nuestros defectos y nuestras virtudes? ¿Coincide este autoconcepto con la imagen que los demás tienen de nosotros? ¿Somos capaces de reconocer patrones de conducta en nosotros mismos? ¿En qué personas o en qué actividades hemos dejado nuestra esencia? Cuando alguien tiene una idea "equivocada" de nosotros, ¿pensamos automáticamente que no nos conoce o indagamos en nosotros para saber si ese gesto efectivamente forma parte de nuestra personalidad? ¿Somos justos al analizar la personalidad de los demás o solamente vemos lo superfluo?

- Amaya

Estados Unidos abre sus puertas al VIH/SIDA


El país "más libre del planeta", Estados Unidos, acaba de anunciar que por fin se ha levantado la prohibición que estipulaba que los inmigrantes contagiados con el virus del sida no podían entrar al país.

Es una noticia que sorprende al mundo entero puesto que se trataba de una norma que realmente fue muy poco divulgada por los medios de comunicación, por lo que fue prácticamente desconocida y que, sin embargo, estuvo vigente durante 22 años en nuestro vecino del norte.

El nuevo reglamento fue aprobado desde el 2 de noviembre pasado y antes de las modificaciones establecía una lista de enfermedades que debían ser informadas al momento de requerir la visa estadounidense. Una de las enfermedades de dicha lista era precisamente el VIH/Sida y las personas que solicitaban el visado tenían que pasar por una serie de pruebas médicas antes de llegar al país, además de necesitar un permiso especial expedido por el Departamento de Sanidad de los Estados Unidos.

La prohibición nació en los años que más temor había en torno a la enfermedad, a finales de la década de 1980, pero ahora la situación ha cambiado enormemente y por ello requería una redefinición de los parámetros. Como dijo el presidente Obama, la medida fue basada “en el miedo más que en los hechos”.

La discriminación ya no puede estar presente en este tipo de reglamentos ni en ningún sistema legal. Es ridículo que a estas alturas todavía haya naciones que se comporten de esta forma. Sólo una docena de países prohibían la entrada a los seropositivos, entre ellos Libia, Arabia Saudita y Estados Unidos, situación que era visiblemente incompatible con los planes previstos para la organización de la cumbre mundial sobre el sida, que se llevará a cabo en 2012.

Para rematar.

La decisión tomada por el gobierno de los Estados Unidos es indudablemente un paso adelante en la lucha contra el sida y los prejuicios que genera. Habría que hacer también un llamado a los laboratorios para que aporten su granito de arena bajando el precio de los medicamentos que ayudan a combatir dicha enfermedad, especialmente en los países africanos, que son los más azotados por este lastre de la humanidad.


- Amaya

Homofobia

Ya lo dije en Facebook, Carlos Loret de Mola no es santo de mi devoción, pero este artículo que escribió para EL Universal el pasado 7 de enero me pareció que está bien argumentado y sí le pongo su estrellita en la frente:

Seis de cada 10 mexicanos están en contra de que se casen los homosexuales y siete de cada 10 de que adopten hijos. Las convenciones internacionales sobre derechos humanos, la Organización Mundial de la Salud y casi la totalidad de los pensadores más respetados de la humanidad forman, frente a esa encuesta de Mitofsky, una minoría a la que este reportero se ha sumado hace tiempo.

Hurgar en los fundamentos ideológicos de quienes se oponen a otorgar mayores derechos a la comunidad gay termina aterrizando en algunos de estos conceptos muchas veces heredados y pocas procesados: ser homosexual no es normal, es antinatural, es una enfermedad.

¿Son “normales” los homosexuales? El calificativo “normal” ha sido sepultado por la democracia, la tolerancia y la inclusión que son signos-anhelos de nuestros tiempos. La ecuación papá-mamá-hijos es, en uno de cada tres casos, escenario de violencia intrafamiliar. Eso bajo ningún concepto puede ser considerado normal. La familia tradicional como estructura básica de la sociedad se ha convertido en un cuerpo con osteoporosis: por fuera se sostiene, pero por dentro está desgastado, fracturado, desbaratándose.

¿Es “natural” que un hombre golpee a una mujer? ¿Que se calle y esté sometida “por el bien de sus hijos”? ¿Que ella aguante todo lo que el hombre haga con la mira puesta en la unión familiar? Porque ésas son las ideas que permean cómodamente en amplios sectores sociales y se antoja que palidecen en la categoría de “naturales” frente a una pareja del mismo género.

¿Están enfermos los homosexuales? El 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud, perteneciente a la ONU, retiró la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud. Desde hace casi 20 años, la homosexualidad no es enfermedad para ningún doctor serio.

Con estos antecedentes, quienes hemos conformado la manera habitual de vivir alrededor de nuestra preferencia heterosexual no tenemos autoridad moral para reprimir, mucho menos suprimir, el ejercicio de otras formas de convivencia social y, ultimadamente —y aunque suene cursi—, de amor.

Me atrevería respetuosísimamente a pedir a quienes están en contra de la plenitud de derechos y deberes para la comunidad gay que tomen en cuenta en su análisis moral —incidido por la fe y por tanto, de toda consideración— estos datos que exhiben el fracaso de los modelos vigentes, no para rendirse y abandonar a la familia tradicional como modelo ideal, sino para intentar reforzarla sin hipocresías y al mismo tiempo tolerar otras maneras de fundar comunidad (no confundir: nadie se ha vuelto gay por la crisis de la pareja tradicional; aceptar los matrimonios homosexuales es un tema de universalidad, no un plan B).

Lo principal es romper el estereotipo: la familia de papá-mamá-hijos no es una familia feliz en automático y las parejas homosexuales no son drogadictas, proxenetas entregadas a la lujuria. Hay parejas hombre-hombre y mujer-mujer que son modelo de felicidad, y hay hogares tradicionales a los que los hijos no quieren volver después de la escuela porque es como regresar al infierno.

En Tercer Grado, Denise Maerker aportó un argumento incontrovertible a ese otro tema que es la facultad de adoptar niños a parejas homosexuales: que si bien lo ideal para un menor es contar con las figuras paterna y materna, los infantes sujetos a adopción no tienen ni uno ni otro, viven muchas veces en el abandono de guarderías tutelados por un par de buenas personas que hacen sus mejores esfuerzos para encauzarlos pero que muchas veces no pueden construirles un blindaje que los libere de estar a merced de traficantes de órganos y niños. Los casos concretos se agolpan en denuncias de medios de comunicación semana a semana.

Son pequeños sin hogar, sin padre, sin madre, sin perspectiva, sin futuro, quienes a través de un riguroso procedimiento son asignados a personas que les puedan dar un horizonte. Que en este grupo de personas sujetas a adoptar figuren homosexuales que garanticen una oferta de porvenir digna para los niños me parece hasta un gesto.

Hasta ahí los argumentos. Pido ahora permiso para una nota personal: no soy capaz de concebir una sensación de responsabilidad mayor a la que se tiene para con los hijos; entre mis personas más queridas y admiradas hay tres homosexuales. No dudaría un instante en encomendarle a mis hijos a alguno de ellos. Tampoco a un par de entrañables amigos solteros, amigas solteras, y más matrimonios heterosexuales con quienes me unen lazos que se antojan indisolubles. Pienso que cuando se escoge tener un amigo, que sea abogado o doctor es una característica colateral, pues hay abogados delincuentes y doctores asesinos, pero no son a ellos a los que nos estamos refiriendo.

SACIAMORBOS

Con el mismo respeto, considero que un debate que tiene que ver con la moral pública no puede aspirar a la unanimidad, pero tampoco puede llevarse a cabo —mucho menos conducirse— entre descalificaciones, discriminaciones, insultos y rabia. No en lo privado, mucho menos en lo público como lo hizo Esteban Arce.

viernes, enero 08, 2010

La carta más bella

Hace más de un año, Aleks cambió algo en mí cuando me escribió esto:

No hay palabras, no hay acciones, no hay regalos, no hay canciones, no hay respuestas, no hay recetas, no hay lugar, no hay cambios, no hay persona, no hay preguntas, no hay peleas, no hay fiesta, no hay celebración, no hay noticia, no hay programa, no hay religión, no hay credo, no hay templo, no hay sueño, no hay líder, no hay familiar, no hay fuerza, no hay teoría, no hay escuela, no hay trabajo, no hay nada, absolutamente nada en este mundo que pueda cambiar tu forma de pensar y sentir en estos días por todo lo que estás pasando. Lo único que puede cambiarlo está en ti y no sé cómo se llama pero sé que está en ti.

Una vez te lo dije mi amor, Amaya no es un lado de su cara, si Amaya se resumiera a sólo eso, créeme que no dejarías huella en cada persona. Amaya es alegría, Amaya es conocimientos, Amaya es amor, Amaya es luz, Amaya es pasión, Amaya es ayuda, Amaya es inspiración, Amaya es responsabilidad, Amaya es enseñanza, Amaya tiene mucho que dar y compartir en esta vida. Para mí eres todo eso y además eres familia, apoyo y un gran ejemplo. Tenemos muchas cosas por delante... y como dice la canción: "Cause I don't shine if you don't shine".

Esto es de dos; Amaya y Alex.

No tengo voz para decirlo, por eso vengo y te lo escribo...

El viento me despertó. Horas de insomnio liberan mi mente y la hacen viajar lejos. Me detengo en un pensamiento. El mismo de ayer. Quiero volver a platicarlo contigo. No me gustó la última vez que surgió el tema. Me sentí atrapada. Disgustada. Frustrada. Y sé que tú también.

Ahora estudio todas las posibilidades. No puedo evitar sentir miedo. Tal vez tienes razón, lo pienso demasiado. ¿Cómo no hacerlo? Esto es grande. Necesito certezas. Necesito saber si estarás ahí.

¿Lo harás?

- Amaya


jueves, enero 07, 2010

Caprichos de Luna

Los dejo con las delicias de pastelillos que hornea Myra. Hay de todos sabores y colores: zanahoria, vainilla, limón, fresa, chocolate, cookies & cream, ñom, ñom. ñom...

Los que me hizo en mi cumple.

Cualquier pretexto es bueno.

Los de chocolate pa' la depresión.

Los terroríficos de Halloween.

Los de Frosty the Snowman.

Los de fiesta-fiesta-que-siga-la-fiesta.

Más de navidad con nacimiento integrado.
Los de Pucca, very girly.
Los que preparó para la cena de Año Nuevo.

El logo que le hice con su mail para que hagan sus pedidos (¡de logos y de cupcakes!)

martes, enero 05, 2010

Ya está listo mi primer podcast de Webnews

¿Pues qué creen? Que ahora sí ya está listísimo el podcast de Webnews donde platicamos sobre los personajes políticos más odiados en México y la reciente aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal.

Si lo quieren escuchar, den click por acá.

Se puso bueno y ya pronto habrá otro.

Escúchenlo y pasen sus comentarios, no sean gachos.

- Amaya


lunes, enero 04, 2010

Like a rolling stone

Aquí está la invitación que hice para el cumple de Diego.


¿Qué tal?

domingo, enero 03, 2010

Los favoritos de la semana

Para los amantes del chocolate y las navajas suizas.

¿Melones, limones o manzanas? Empaque ultra creativo para brassieres.


Amo estos estambres, juju. Toneladas de diversión hechas lana.


Para tomar agua con estilo.

Está tan lindo que hasta sirve para decorar el baño.

Para ver más empaques originales, vayan por acá.
- Amaya

Responde



- Amaya

sábado, enero 02, 2010

Propósitos para el 2010

Realmente creo que esta onda de los propósitos requiere una profunda reflexión, un proyecto de vida, voluntad para mejorar la forma en que nos conducimos de forma integral...

Se supone que al revisar lo que queremos, tendríamos que abarcar todos los aspectos de nuestra vida y analizar dónde hay fallas, dónde podemos hacer las cosas de manera más eficiente, dónde hay que redoblar esfuerzos.

En teoría, habría que tener una perspectiva que abarque diferentes áreas: afectiva, laboral, económica, educativa, ética, de participación social, familiar, psicológica, organizacional, física, emocional, cultural, política, administrativa, de entretenimiento...

O al menos, esa es mi humilde opinión y estos son algunos de mis propósitos:
  • Retomar mi viejo hábito de mandar cartas a mis cuates. Lo extraño.
  • Tomar té por lo menos 3 veces a la semana.
  • Juntar lana para regresar a París (este año, si no ¿cuándo?).
  • Conocer rincones escondidos de Veracruz y México.
  • Hacer todo lo posible para que la rehabilitación de mi cara sea efectiva.
  • Meterle caña al libro que quiero publicar.
  • Aguantar todo el año sin morderme las uñas.
  • Meditar.
  • Estudiar algo nuevo (¿fotografía?, ¿chino?, ¿cocina?, ¿diseño de páginas web?)
  • Llevar una libreta siempre conmigo donde pueda apuntar todo tipo de ocurrencias, ideas de negocios, frases y cualquier cosa que contribuya a la creatividad.
  • Organizar los archivos de la compu.
  • Tejer una bufanda para mí.
  • Cambiar la dirección de mi credencial del IFE.
  • Expresar lo que siento con palabras y no guardármelo todo.
  • Inspirar y ser inspirada.
Y sigo pensando en otros...

- Amaya
Se produjo un error en este gadget.